¿Cómo llegará la humanidad a su fin?

Esa es solo una pregunta deprimente si crees que la humanidad continuará para siempre. Por desgracia, nada dura para siempre, y si algo pudiera durar para siempre, probablemente no sería nuestra especie de primates en apuros.

Pero es probable que estemos aquí por un tiempo todavía, reflexionando sobre las cosas mientras lo hacemos. Una de las cosas que nos encanta reflexionar es: ¿por qué no escuchamos a otras civilizaciones alienígenas?

Cualquier especie que avance lo suficiente como para hacerse con el control de un planeta y expandirse al espacio probablemente se enfrente a un conjunto similar de acertijos existenciales en su supervivencia. El concepto del “Gran Filtro” capta esa idea. El Gran Filtro es una implicación de la Paradoja de Fermi. Los dos encajan para tratar de dar contexto a la situación de la humanidad.

La paradoja de Fermi pregunta: «Si hay tantos planetas y posibilidades de que surja la vida, ¿dónde están todos los extraterrestres?» El Gran Filtro es una posible solución a la paradoja. Dice que a medida que las civilizaciones se vuelven más y más avanzadas, enfrentan obstáculos evolutivos que no pueden superar. Se colapsan y se vuelven imposibles de detectar desde grandes distancias.

Un par de investigadores han abordado estas ideas en un nuevo artículo de investigación. Su título es “Asymptotic burnout and homeostatic awakening: a possible solution to the Fermi paradox?” (“Agotamiento asintótico y despertar homeostático: ¿una posible solución a la paradoja de Fermi?”). Está publicado en el Journal of the Royal Society Interface, y los autores son Michael Wong y Stuart Bartlett. Wong es becario postdoctoral en el Laboratorio de la Tierra y los Planetas en la Carnegie Institution for Science, y Bartlett es científico geológico y planetario en el Instituto de Tecnología de California.

En el corazón de su trabajo está esta idea: las civilizaciones inteligentes pueden darse cuenta de que su expansión continua es insostenible y conducirá al colapso, por lo que apuntan a una especie de homeostasis y se vuelven indetectables.

Los autores nos invitan a pensar en la vida como sistemas donde los flujos de masa y energía conducen a la producción de información funcional que la vida utiliza y transmite. En este caso, funcional significa que permite que el sistema vivo sobreviva. Con el tiempo, las formas de vida evolucionan para producir y utilizar información funcional mejor que sus predecesores. Pero la evolución no es constante. La vida se ha vuelto más compleja debido a una serie de transiciones importantes en la forma en que maneja la información funcional. “Tales transiciones representan cambios importantes en las formas en que se codifica y explota la información biológica”, escriben los autores. Obviamente, ser mejor en eso es una ventaja evolutiva.

A partir de ahí, la idea se expande para incluir ciudades, que por así decirlo están vivas. Los autores escriben que «De alguna manera, una ciudad es un superagente compuesto por agentes humanos individuales, de forma análoga a un organismo multicelular que es un superagente compuesto por agentes celulares individuales».

Ahora considere una civilización que abarca un planeta que es básicamente una gran ciudad. No estamos en ese punto en la Tierra, pero podemos ver la posibilidad. En lugar de que las formas de vida pasen por transiciones evolutivas que les permitan seguir usando la energía y la información de manera efectiva y superar las barreras para sobrevivir, las civilizaciones globales están en la misma posición.

Our cities are becoming larger and more interconnected. How far will that trend go? Lights from the United States glow in this night image based on data taken from the Suomi NPP satellite in April and October 2012. Credit: NASA Earth Observatory/NOAA NGDC
Nuestras ciudades son cada vez más grandes y están más interconectadas. ¿Hasta dónde llegará esa tendencia? Las luces de los Estados Unidos brillan en esta imagen nocturna basada en datos tomados del satélite Suomi NPP en abril y octubre de 2012. Créditos: NASA Earth Observatory/NOAA NGDC

“Así también la sociedad humana ha sido moldeada y remodelada por innovaciones que aceleran y amplían la difusión de la información, sobre todo las invenciones de la imprenta, las telecomunicaciones, los ordenadores e Internet”, escriben Wong y Bartlett. Y así como las formas de vida han evolucionado para utilizar otras fuentes de energía (microbios que usan energía geoquímica, plantas que usan la luz solar, depredadores que comen carne), nosotros también. Hemos aprendido a usar combustibles fósiles, hemos desarrollado energía nuclear y estamos expandiendo nuestro uso de energías renovables como la solar y la eólica.

Hasta ahora todo bien para la humanidad, ¿verdad?

Pero, ¿qué sucede a medida que una civilización que se extiende por todo el mundo continúa creciendo? Las ciudades pueden comportarse como formas de vida en algunos aspectos, pero obviamente son diferentes. Una de las formas en que son diferentes, y la diferencia fundamental para los autores, es su superlinealidad.

Una tendencia superlineal es más rápida que una tendencia lineal. La forma más fácil de entender la superlinealidad es mirar un gráfico de tres líneas, una lineal, una sublineal y una superlineal.

This graph shows the difference between linear, sublinear, and superlinear. Image Credit: Remi Louf, 2015
Este gráfico muestra la diferencia entre lineal, sublineal y superlineal. Créditos de la imagen: Remi Louf, 2015.

Muchos aspectos de una ciudad son superlineales. Cosas como el PIB, los salarios, el crimen y las enfermedades son superlineales porque generan rendimientos crecientes a medida que aumenta el tamaño. Las entidades biológicas son diferentes. Muchos aspectos de la vida biológica escalan de forma sublineal, según los autores. Algunos aspectos de las ciudades también se escalan de forma sublineal: la superficie total de las carreteras, el número de gasolineras y la longitud de las líneas eléctricas, por ejemplo.

Entonces, algunos aspectos de una ciudad son sublineales y eso es deseable. Eso crea economías de escala que funcionan a nuestro favor. Pero algunas cosas en nuestra ciudad global imaginada son superlineales y eso, según los autores, es el quid del problema que enfrentan las civilizaciones tecnológicas. La superlinealidad conduce a lo que los autores llaman singularidades.

«La escala superlineal da como resultado crisis llamadas ‘singularidades’, donde la población y la demanda de energía tienden al infinito en un tiempo finito», escriben los autores. Las singularidades son choques entre el crecimiento y la expansión por un lado y la energía necesaria para sostenerlos por el otro. “… una civilización global marchará hacia una singularidad en la que los recursos energéticos ya no podrán sostener la trayectoria de un crecimiento ilimitado”, escriben.

La solución a las singularidades es la innovación tecnológica o los resets. Las singularidades surgen con mayor frecuencia a medida que una civilización planetaria continúa creciendo, y «… deben evitarse mediante ‘reinicios’ o innovaciones cada vez más frecuentes que pospongan el colapso del sistema», escriben.

Entonces, la tensión se asienta en el corazón de la civilización a medida que alcanza el estatus global. Las singularidades surgen y son superadas por reinicios o innovaciones. Pero, ¿y si el tiempo entre estas singularidades críticas sigue acortándose? En ese punto, la civilización planetaria «… se enfrentará a un ‘agotamiento asintótico’, una crisis final en la que la escala de tiempo del intervalo de singularidad se vuelve más pequeña que la escala de tiempo de la innovación».

Este gráfico del estudio muestra cómo el crecimiento de la población conduce a singularidades que deben evitarse mediante reinicios o innovaciones. Créditos de la imagen: Bettencourt et al.

Ahora la civilización planetaria está en problemas. Y esa, dicen los autores, es la razón por la que no sabemos nada de ninguna otra civilización. Ahora solo hay dos caminos.

Un camino es el colapso. El agotamiento asintótico del que hablan los autores es como el Gran Filtro. Cada civilización tecnológica que controla un planeta eventualmente lo enfrenta. Si hay o hubo otras civilizaciones en algún lugar del espacio, tal vez muchas de ellas se estrellaron contra el agotamiento asintótico y luego colapsaron.

Pero otros pueden no tener. ¿Cómo lo evitaron? Con despertar homeostático.

En un despertar homeostático, una civilización global se vuelve consciente de su predicamento y su trayectoria. La civilización «… tendrá una ventana de tiempo para efectuar un cambio fundamental para priorizar la homeostasis y el bienestar a largo plazo sobre el crecimiento inflexible: un cambio de trayectoria inducido conscientemente o ‘despertar homeostático'».

Esa es la solución potencial de los autores a la paradoja de Fermi y nos dice por qué no escuchamos de ninguna civilización más avanzada. La falta de señal no significa que no estén allí; significa que «se han quedado en silencio». Han entendido que su crecimiento continuo los condenará y dejan de expandirse. Al priorizar la homeostasis, se vuelven difíciles de detectar.

Al trazar el camino de una civilización hacia el agotamiento asintótico o el despertar homeostático, los autores se apoyan en la idea del dataoma. El dataoma «… abarca el registro externo y el procesamiento de información (por ejemplo, en libros, arquitectura y computadoras), así como la coevolución de esos organismos infológicos encima de una colección de organismos biológicos…», escriben. Estamos siendo testigos del desarrollo continuo del dataoma en este momento, y estamos participando en él.

This figure from the study shows three different scenarios for a civilization on an asymptotic burnout trajectory. The top civilization reaches burnout without realizing it in advance. The middle civilization sees burnout coming but is unable to reach homeostasis before burning out. The bottom civilization sees burnout coming and successfully reorients itself toward homeostasis. Image Credit: Wong and Bartlett 2022.
Esta imagen del estudio muestra tres escenarios diferentes para una civilización en una trayectoria de agotamiento asintótico. La civilización superior llega al agotamiento sin darse cuenta de antemano. La civilización media ve venir el agotamiento, pero no puede alcanzar la homeostasis antes de agotarse. La civilización inferior ve venir el agotamiento y se reorienta con éxito hacia la homeostasis. Crédito de imagen: Wong y Bartlett 2022.

El dataoma surgió y se aceleró durante la Revolución Agrícola, a medida que se dispuso de más energía (alimentos) y las sociedades se alejaron del estado de cazadores-recolectores y establecieron ciudades. La aparición de un dataoma conduce a un crecimiento acelerado. Lo hemos visto en nuestra propia historia, y estamos viendo cómo nuestra sociedad continúa acelerándose. Cada vez somos más, producimos y consumimos más bienes y tenemos hambre de energía. Y nos dirigimos a una singularidad, donde el crecimiento continuo exige más energía, pero el clima no puede manejarlo.

¿Vamos a resetear tecnológicamente? Está en nuestras manos hacerlo y evitar la singularidad del cambio climático. Los autores analizan una sociedad que ha logrado resistir la expansión y el crecimiento continuos y priorizar otras cosas.

Bután es un pequeño reino montañoso entre India y China. El gobierno de Bután no se preocupa por el PIB, la medida que la mayoría de las naciones usan para medir su progreso y bienestar. En cambio, Bután maximiza su ‘Felicidad Nacional Bruta’. La FNB de Bután se basa en cuatro cosas:

  • desarrollo socioeconómico sostenible y equitativo
  • conservación medioambiental
  • preservación y promoción de la cultura
  • buen gobierno.

Bután se ha resistido a la búsqueda del crecimiento y la supremacía económica. Los autores no afirman que el caso de Bután sea necesariamente relevante para evitar el agotamiento asintótico, y el caso del país es aislado. Pero parece que Bután «… es poco probable que alcance algún tipo de singularidad tecnológica en el futuro cercano (el riesgo de agotamiento es relativamente bajo en la actualidad)».

Los autores mencionan ejemplos de «mini-despertares» en los que los humanos se dieron cuenta de que se dirigían a un gran problema y cambiaron su trayectoria. La prohibición de productos químicos que agotan la capa de ozono, la disminución de las armas de destrucción masiva después de la Guerra Fría y la moratoria sobre la caza de ballenas son ejemplos. Tal vez, si podemos cumplir con nuestros acuerdos sobre el cambio climático, estarán en la misma categoría.

Todo esto nos lleva de vuelta a la paradoja de Fermi. La pregunta en el corazón de la Paradoja de Fermi es «En un universo que parece susceptible a la abiogénesis y la evolución de la vida que conduce a civilizaciones tecnológicas, ¿por qué no hemos visto evidencia definitiva de civilizaciones extraterrestres?» Wong y Bartlett dicen que la pregunta en sí es una paradoja. Esto se debe a que «… existe una suposición implícita de que la trayectoria del progreso se puede extrapolar del pasado, es decir, que el futuro es una extensión lineal de las tendencias pasadas y actuales».

La suposición detrás de la paradoja de Fermi es que las civilizaciones continuarán aprovechando más energía y expandiéndose. Esa suposición se expresa en la Escala Kardashev, que mide el avance tecnológico de una civilización en función de su consumo de energía. En la Escala Kardashev, las civilizaciones crecen hasta que aprovechan todo el poder de su estrella con gigantescas megaestructuras de ingeniería llamadas Dyson Spheres. Una vez que han recolectado la energía de su sistema solar, se extienden por toda la galaxia como una civilización Tipo III y deberían ser detectables.

La Escala Kardashev es divertida pero simple. Ignora el hecho de que la evolución no es lineal, e ignora la superlinealidad y las crisis que crean las singularidades.

Los autores dicen que las civilizaciones de Tipo III pueden ser inalcanzables. En cambio, las civilizaciones se queman y potencialmente colapsan, o alcanzan el equilibrio homeostático y son indetectables.

This figure from the study shows that Type III civilizations may be out of reach and that civilizations are bounded by collapse and homeostasis. Image Credit: Wong and Bartlett 2022.
Esta imagen del estudio muestra que las civilizaciones de Tipo III pueden estar fuera de alcance y que las civilizaciones están limitadas por el colapso y la homeostasis. Créditos de imagen: Wong y Bartlett 2022.

Otras soluciones a la paradoja de Fermi hablan de posibles cuellos de botella en el avance tecnológico de una civilización en la Escala Kardashev. Los pensadores asignan probabilidades a esos cuellos de botella, como en la Ecuación de Drake. Pero esta idea es diferente. Según los autores, es inevitable que una civilización se encuentre con singularidades. “La solución que proponemos aquí es de un tipo diferente: es una barrera inevitable, emergente de la dinámica de los flujos de energía e información dentro de un sistema vivo, que las civilizaciones encontrarán o aprenderán a reorientar”.

Si los autores tienen razón, entonces las civilizaciones homeostáticas durarán mucho más que las civilizaciones agotadas. Las civilizaciones que chocan contra la barrera de la singularidad colapsarán.

This figure from the study shows that homeostatic civilizations will last much longer than others. But it's impossible to know how many, if any, might make it to that point. Image Credit: Wong and Bartlett 2022.
Esta imagen del estudio muestra que las civilizaciones homeostáticas durarán mucho más que otras. Pero es imposible saber cuántos, si es que hay alguno, podrían llegar a ese punto. Créditos de imagen: Wong y Bartlett 2022.

Los autores simplemente presentan su idea para la discusión. No afirman que sea cierto, pero señalan que se basa en cosas que sabemos sobre la vida y la biología en la Tierra. “Al igual que muchas otras hipótesis astrobiológicas, todavía no hay evidencia de que esta idea sea cierta, aparte de su arraigo en las leyes de la vida que parecen gobernar la organización biológica en la Tierra”, escriben.

Para aquellos de nosotros que estamos interesados ​​en todo lo relacionado con el espacio, incluida nuestra propia civilización, esta idea es como un salvavidas. Muchos de nosotros crecimos viendo Star Trek, donde la humanidad está más o menos unificada y salimos al espacio para encontrarnos con nuestros vecinos. Es una visión genial e inspiradora, al menos hasta que se topa con cosas como la Paradoja de Fermi y el Gran Filtro.

Pero tal vez hay esperanza. Tal vez nuestra civilización sea una de las que pueda ver venir las singularidades y pueda reorientarse hacia el equilibrio homeostático.

Mirando alrededor en el mundo de hoy, puede parecer poco probable. Pero los humanos pueden ser muy buenos generando soluciones. Tal vez podamos superar algunas de las singularidades que se nos presenten. Tal vez lo averigüemos algún día. La gente critica la mentalidad capitalista diciendo que el crecimiento perpetuo es inalcanzable. La respuesta habitual de las personas con conocimientos espaciales es que podemos expandirnos al espacio y preservar la salud de la biosfera. Podemos tener bases lunares, presencia en Marte, minería de asteroides, etc.

Los autores del artículo dejan que el resto de nosotros nos preguntemos sobre esos aspectos del futuro de la humanidad. También dejan que otros investigadores exploren y prueben sus ideas. “Esperamos que el trabajo futuro pruebe las suposiciones descritas anteriormente”, escriben en su conclusión. «Específicamente, alentamos la recopilación y el análisis de conjuntos de datos globales para cuantificar cómo el crecimiento, la productividad y otras métricas sociales han cambiado con el tiempo».

Tierra. Créditos de la imagen: NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Kevin M. Gill.

“Independientemente de si la hipótesis del despertar del agotamiento describe o no una trayectoria universal para la vida en el universo, es fundamental saber si la humanidad está en peligro de sufrir un agotamiento asintótico”, explican.

El futuro de la humanidad está en el aire. ¿Tendrán nuestros descendientes lejanos la sabiduría para ver venir las singularidades? ¿Podemos crear un sistema político global para hacer frente a las singularidades de manera efectiva? Quién sabe.

Pero hay un aspecto melancólico tanto en el agotamiento asintótico como en el despertar homeostático. En ambos casos, nunca conoceremos a los vecinos.

Artículo de investigación en Inglés: Asymptotic burnout and homeostatic awakening: a possible solution to the Fermi paradox?

Artículo con fines divulgativos basado en el artículo original en Inglés.
Créditos: Evan Gough, Universe Today
Salvo indicación contraria este trabajo está licenciado por el autor bajo la licencia International Creative Commons Attribution 4.0.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.