Representación artística del rover ExoMars Rosalind Franklin. Créditos: ESA / ATG Medialab

La coordinación entre países en la exploración espacial está muy extendida. Sin embargo, a veces esa coordinación se desmorona. En la mayoría de los casos, ese fracaso se debe a restricciones presupuestarias. Pero en tiempos más recientes, se debe a factores geopolíticos. Específicamente, las agencias espaciales occidentales han comenzado a cortar lazos con Roscosmos, la agencia espacial rusa, en todos los programas, excepto la Estación Espacial Internacional, que aún funciona normalmente. Una de los afectados es el del rover Exomars, ya retrasado varias veces, Rosalind Franklin.

Desarrollado originalmente en 2005, el rover Rosalind Franklin, que lleva el nombre de una química británica que ayudó a descubrir el ADN, formaba parte del programa ExoMars y se concibió como un acuerdo de cooperación entre la ESA y la NASA. Cuando la NASA sufrió un recorte presupuestario en 2012, la agencia se retiró del proyecto y Roscosmos, entonces en términos mucho más amistosos con la ESA, intervino para llenar el vacío tanto desde el punto de vista presupuestario como tecnológico.

Sin embargo, ese no fue el final del camino lleno de baches del proyecto. Los problemas con el paracaídas del rover retrasaron la fecha de lanzamiento inicialmente programada de 2018 a 2020 y luego nuevamente a 2022. En septiembre de este año, se suponía que Rosalind Franklin finalmente volaría a los cielos a bordo de un cohete Proton desde el Cosmódromo de Baikonur en Kazajstán, que Rusia controla.

Video de UT sobre el aterrizaje en Marte: uno de los principales desafíos que ha plagado el desarrollo de Rosalind Franklin.

Desafortunadamente, los Proton no son los únicos cohetes que Rusia está lanzando actualmente. Después de que el país invadiera Ucrania a fines del mes pasado, las naciones occidentales, incluidas las que componen la ESA, comenzaron a aumentar las sanciones a la superpotencia espacial. En una reunión de emergencia del consejo de gobierno de la ESA los días 16 y 17 de marzo en París. En esta reunión, la agencia suspendió oficialmente los lazos con Roscomos y ordenó a Joseph Aschbacher, Director General de la ESA, que buscara soluciones alternativas tanto para la tecnología suministrada por Rusia como para las capacidades de elevación suministradas por Rusia.

Esas tecnologías iban desde la plataforma de aterrizaje utilizada para dejar caer el rover sobre la superficie hasta los calentadores de radioisótopos que se utilizarían para mantener los instrumentos del rover a temperaturas razonables durante la noche marciana. Ya existe alguna posibilidad de reemplazar esos componentes por otros fabricados en Europa. Algunos habían sido probados en otro proyecto de ExoMars: el módulo de aterrizaje Schiaparelli, que descendió a la superficie del Planeta Rojo en 2016 como parte de la misión Trace Gas Orbiter.

Si no pueden encontrar una fuente local, el primer lugar donde la ESA podría buscar es volver a sus socios originales para la misión. La NASA ya se había comunicado con la agencia para “identificar dónde podrían ayudar”. según una declaración de Aschbacher. Pero, si la guerra en Ucrania llegara a su fin pronto, la ESA estaría dispuesta a reiniciar su cooperación con Roscosmos.

Exomars haciendo pruebas preliminares de perforación en la Tierra. Créditos: Thales Alenia Space

David Parker, director de exploración humana y robótica de la ESA, insinuó que es posible un nuevo compromiso y proporcionó algunos cronogramas actualizados para el lanzamiento, afirmando que «la posibilidad de reiniciar la cooperación con los rusos en una fecha futura está disponible y sería compatible con un lanzamiento en 2024”. También enfatizó que, sin la participación de Rusia, esa fecha de lanzamiento probablemente sería 2026 o 2028.

Afortunadamente, el rover puede almacenarse en una sala limpia a un costo relativamente bajo, al menos en comparación con los 1100 millones de dólares que ya se gastaron en el proyecto. Parker se apresuró a enfatizar que los objetivos científicos de la misión pueden esperar, afirmando que “… Marte tiene cuatro mil quinientos millones de años. Así que solo tenemos que esperar unos años más para que revele todos sus secretos”.

Es posible que también haya retrasos en otras misiones. La ESA mencionó otras cuatro misiones que necesitan encontrar soluciones de lanzamiento alternativos, incluidas dos misiones Galileo (M10 y M11), Euclid y EarthCare. Algunas otras alternativas podrían funcionar, pero es posible que los propios satélites deban modificarse para adaptarse a una plataforma de lanzamiento diferente, o podrían esperar hasta el punto en que se restablezcan las relaciones. Pero, en el momento de escribir esto, no parece que vaya a suceder pronto.

Artículo con fines divulgativos basado en el artículo original en Inglés.
Créditos: Andy Tomaswick, Universe Today
Salvo indicación contraria este trabajo está licenciado por el autor bajo la licencia International Creative Commons Attribution 4.0

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.