Biografía de Rosalind Franklin

Rosalind Elsie Franklin (25 de julio de 1920 – 16 de abril de 1958) fue una química y cristalografía de rayos X inglesa cuyo trabajo fue fundamental para la comprensión de las estructuras moleculares del ADN (ácido desoxirribonucleico), ARN (ácido ribonucleico), virus, carbón y grafito. Aunque sus trabajos sobre carbón y virus fueron apreciados durante su vida, sus contribuciones al descubrimiento de la estructura del ADN fueron ampliamente reconocidas póstumamente.

Franklin se educó en Norland Place, una escuela privada diurna en el oeste de Londres, Lindores School for Young Ladies, un internado en Sussex, y St Paul’s Girls ‘School en Londres. Luego estudió ciencias naturales en Newnham College, Cambridge, donde se graduó en 1941. Obtuvo una beca de investigación y se unió al laboratorio de química física de la Universidad de Cambridge con Ronald George Wreyford Norrish, quien la decepcionó por su falta de entusiasmo. La Asociación Británica de Investigación de la Utilización del Carbón (BCURA) le ofreció un puesto de investigadora en 1942 y comenzó su trabajo con el carbón. Esto la ayudó a obtener un doctorado. en 1945. Fue a París en 1947 como chercheur (investigadora postdoctoral) con Jacques Mering en el Laboratoire Central des Services Chimiques de l’Etat, donde se convirtió en una consumada cristalógrafa de rayos X. Se convirtió en investigadora asociada en el King’s College de Londres en 1951 y trabajó en estudios de difracción de rayos X, lo que eventualmente facilitaría el descubrimiento de la estructura de doble hélice del ADN. En 1953, después de dos años, debido a un desacuerdo con su director, John Randall, y su colega Maurice Wilkins, se vio obligada a trasladarse al Birkbeck College. En Birkbeck, John Desmond Bernal, presidente del departamento de física, le ofreció un equipo de investigación independiente. Murió en 1958 a la edad de 37 años de cáncer de ovario.

Franklin es mejor conocida por su trabajo en las imágenes de difracción de rayos X del ADN mientras estaba en el King’s College de Londres, en particular la Foto 51, que llevó al descubrimiento de la doble hélice del ADN por la que Francis Crick, James Watson y Maurice Wilkins compartieron el Nobel. Premio de Fisiología o Medicina en 1962. Watson sugirió que lo ideal sería que Franklin hubiera sido galardonada con un Premio Nobel de Química, junto con Wilkins, pero, aunque todavía no había una regla contra los premios póstumos, el Comité del Nobel en general no hizo nominaciones póstumas.

Después de terminar su trabajo sobre el ADN, Franklin dirigió un trabajo pionero en Birkbeck sobre las estructuras moleculares de los virus. El miembro de su equipo, Aaron Klug, continuó su investigación y ganó el Premio Nobel de Química en 1982.

Primeros años

Franklin nació el 25 de julio de 1920 en 50 Chepstow Villas, Notting Hill, Londres, en el seno de una influyente familia judía británica.

Familia: El padre de Franklin era Ellis Arthur Franklin (1894-1964), un banquero comerciante londinense políticamente liberal que enseñaba en el Working Men’s College de la ciudad, y su madre era Muriel Frances Waley (1894-1976). Rosalind era la hija mayor y la segunda hija de la familia de cinco hijos. David (nacido en 1919) era el hermano mayor; Colin (1923-2020), Roland (nacido en 1926) y Jenifer (nacido en 1929) eran sus hermanos menores.

El tío del padre de Franklin era Herbert Samuel (más tarde vizconde de Samuel), quien fue ministro del Interior en 1916 y el primer judío practicante en servir en el gabinete británico. Su tía, Helen Caroline Franklin, conocida en la familia como Mamie, estaba casada con Norman de Mattos Bentwich, quien era el Fiscal General en el Mandato Británico de Palestina. Helen participó activamente en la organización sindical y el movimiento por el sufragio femenino y más tarde fue miembro del Consejo del Condado de Londres. El tío de Franklin, Hugh Franklin, fue otra figura prominente en el movimiento del sufragio, aunque sus acciones en él avergonzaron a la familia Franklin. El segundo nombre de Rosalind, «Elsie», fue en memoria de la primera esposa de Hugh, quien murió en la pandemia de gripe de 1918. Su familia participó activamente en el Working Men’s College, donde su padre enseñó las materias de la electricidad, el magnetismo y la historia de la Gran Guerra por las noches, y más tarde se convirtió en el subdirector.

Los padres de Franklin ayudaron a asentar a refugiados judíos de Europa que habían escapado de los nazis, en particular a los del Kindertransport. Llevaron a dos niños judíos a su casa, y uno de ellos, un austríaco de nueve años, Evi Eisenstädter, compartía la habitación de Jenifer. (El padre de Evi, Hans Mathias Eisenstädter, había sido encarcelado en Buchenwald y, tras la liberación, la familia adoptó el apellido «Ellis»).

Educación: Desde la primera infancia, Franklin mostró habilidades escolares excepcionales. A los seis años, se unió a su hermano Roland en Norland Place School, una escuela privada diurna en el oeste de Londres. En ese momento, su tía Mamie (Helen Bentwich) la describió a su esposo: «Rosalind es alarmantemente inteligente; pasa todo su tiempo haciendo aritmética por placer e invariablemente hace bien sus sumas». También desarrolló una temprana interés en el cricket y el hockey. A los nueve años ingresó en un internado, Lindores School for Young Ladies en Sussex. La escuela estaba cerca de la playa y la familia quería un buen ambiente para su delicada salud.

Tenía 11 años cuando asistió a la St Paul’s Girls ‘School en Hammersmith, al oeste de Londres, una de las pocas escuelas para niñas de Londres que enseñaba física y química. En St Paul’s se destacó en ciencias, latín y deportes. También aprendió alemán y dominó el francés, un idioma que luego le resultaría útil. Ella encabezó sus clases y ganó premios anuales. Su única debilidad educativa era la música, por lo que el director musical de la escuela, el compositor Gustav Holst, llamó una vez a su madre para preguntarle si podía haber sufrido problemas de audición o amigdalitis. Con seis distinciones, pasó su matriculación en 1938, ganando una beca para la universidad, la beca de fin de estudios de £ 30 al año durante tres años, y £ 5 de su abuelo. Su padre le pidió que le diera la beca a un estudiante refugiado que lo mereciera.

Cambridge y la Segunda Guerra Mundial: Franklin fue a Newnham College, Cambridge en 1938 y estudió química dentro de los Tripos de Ciencias Naturales (NST). Allí conoció al espectroscopista Bill Price, quien trabajó con ella como demostrador de laboratorio y quien más tarde se convirtió en uno de sus colegas principales en el King’s College de Londres. En 1941, recibió honores de segunda clase en sus exámenes finales. La distinción fue aceptada como una licenciatura en calificaciones para el empleo. Cambridge comenzó a otorgar títulos de B.A. y maestrías para mujeres a partir de 1947, y las graduadas anteriores las recibieron retroactivamente. En su último año en Cambridge, conoció a una refugiada francesa Adrienne Weill, una ex alumna de Marie Curie, que tuvo una gran influencia en su vida y carrera y la ayudó a mejorar su francés hablado.

Franklin recibió una beca de investigación en Newnham College, con la que se unió al laboratorio de química física de la Universidad de Cambridge para trabajar con Ronald George Wreyford Norrish, quien más tarde ganó el Premio Nobel de Química. En su un año de trabajo allí, no tuvo mucho éxito. Como lo describió su biógrafo, Norrish era «obstinado y casi perverso en sus argumentos, autoritario y sensible a las críticas». No podía decidir por ella en qué trabajar, y en ese momento estaba sucumbiendo a la bebida en exceso. Franklin escribió que hizo que ella lo despreciara por completo. Al renunciar al Laboratorio de Norrish, cumplió con los requisitos de las Leyes de Servicio Nacional trabajando como oficial asistente de investigación en la Asociación Británica de Investigación de Utilización del Carbón (BCURA) en 1942. El BCURA estaba ubicado en Coombe Springs Estate cerca de Kingston upon Thames, cerca del límite suroeste de Londres. Norrish actuó como asesor militar en BCURA. John G. Bennett fue el director. Marcello Pirani y Victor Goldschmidt, ambos refugiados de los nazis, fueron consultores y dieron conferencias en BCURA mientras Franklin trabajaba allí. Durante su investigación sobre el BCURA, se quedó en la pensión de Adrienne Weill en Cambridge hasta que su prima Irene Franklin le pidió que la acompañara a una casa desocupada de su tío en Putney. Con Irene, se ofreció como voluntaria como guardiana de ataques aéreos y patrullaba regularmente para ver el bienestar de las personas durante los ataques aéreos.

Estudió la porosidad del carbón utilizando helio para determinar su densidad. A través de esto, descubrió la relación entre las finas constricciones en los poros de las brasas y la permeabilidad del espacio poroso. Al concluir que las sustancias se expulsaban en orden de tamaño molecular a medida que aumentaba la temperatura, ayudó a clasificar los carbones y a predecir con precisión su rendimiento como combustible y para la producción de dispositivos de guerra, como máscaras de gas. Este trabajo fue la base de su doctorado. La química física de los coloides orgánicos sólidos con especial referencia al carbón por la que la Universidad de Cambridge le otorgó un doctorado. en 1945. También fue la base de varios artículos.

Carrera e investigación

Franklin pasó su carrera trabajando en Londres y París.

File:Rosalind Franklin.jpg
Rosalind Franklin con un microscopio en 1955. De la colección personal de Jenifer Glynn. Autor: Laboratorio de Biología Molecular MRC. Licencia  Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0 International

París: Con el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945, Franklin le pidió ayuda a Adrienne Weill y le hizo saber de las vacantes de trabajo para «una química física que sabe muy poco de química física, pero bastante sobre los agujeros en el carbón». En una conferencia en el otoño de 1946, Weill le presentó a Marcel Mathieu, director del Centre national de la recherche scientifique (CNRS), la red de institutos que comprende la mayor parte de los laboratorios de investigación científica respaldados por el gobierno francés. Esto la llevó a su cita con Jacques Mering en el Laboratoire Central des Services Chimiques de l’État en París. Se unió al «labo» (como lo menciona el personal) de Mering el 14 de febrero de 1947 como uno de los quince chercheurs (investigadores).

Mering fue un cristalógrafo de rayos X que aplicó la difracción de rayos X al estudio del rayón y otras sustancias amorfas, en contraste con los miles de cristales regulares que se habían estudiado con este método durante muchos años. Le enseñó los aspectos prácticos de la aplicación de la cristalografía de rayos X a sustancias amorfas. Esto presentó nuevos desafíos en la realización de experimentos y la interpretación de resultados. Franklin los aplicó a otros problemas relacionados con el carbón y otros materiales carbonosos, en particular los cambios en la disposición de los átomos cuando estos se convierten en grafito. Publicó varios artículos adicionales sobre este trabajo que se ha convertido en parte de la corriente principal de la física y química del carbón y el carbono. Ella acuñó los términos carbono grafitizante y no grafitizante. El trabajo del carbón fue cubierto en una monografía de 1993, y en el libro de texto Chemistry and Physics of Carbon, que se publica regularmente. Mering continuó el estudio del carbono en diversas formas, utilizando difracción de rayos X y otros métodos.

King’s College de Londres: En 1950, Franklin recibió una beca Turner & Newall de tres años para trabajar en el King’s College de Londres. En enero de 1951, comenzó a trabajar como investigadora asociada en la Unidad de Biofísica del Medical Research Council (MRC), dirigida por John Randall. Originalmente fue designada para trabajar en la difracción de rayos X de proteínas y lípidos en solución, pero Randall redirigió su trabajo a las fibras de ADN debido a los nuevos desarrollos en el campo, y ella iba a ser la única investigadora de difracción experimental con experiencia en King’s en ese momento. Randall hizo esta reasignación, incluso antes de que Franklin comenzara a trabajar en King’s, debido al trabajo pionero del investigador de ADN Maurice Wilkins, y reasignó a Raymond Gosling, el estudiante graduado que había estado trabajando con Wilkins, para que fuera su asistente.

Incluso utilizando equipo rudimentario, Wilkins y Gosling habían obtenido una imagen de difracción de ADN excepcional que despertó un mayor interés en esta molécula. Habían estado llevando a cabo análisis de difracción de rayos X del ADN en la unidad desde mayo de 1950, pero Randall no les había informado que le había pedido a Franklin que se hiciera cargo tanto del trabajo de difracción del ADN como de la orientación de la tesis de Gosling. La falta de comunicación de Randall sobre esta reasignación contribuyó significativamente a la fricción bien documentada que se desarrolló entre Wilkins y Franklin.

Franklin, que ahora trabaja con Gosling, comenzó a aplicar su experiencia en técnicas de difracción de rayos X a la estructura del ADN. Usó un nuevo tubo de rayos X de enfoque fino y una microcámara encargados por Wilkins, pero que refinó, ajustó y enfocó con cuidado. Basándose en su experiencia en química física, también manipuló hábilmente la hidratación crítica de sus muestras. Cuando Wilkins preguntó acerca de esta técnica mejorada, ella respondió en términos que ofendieron a Wilkins, ya que Franklin tenía «un aire de fría superioridad».

Franklin presentó sus datos en una conferencia en noviembre de 1951, en el King’s College de Londres. En sus notas de la conferencia, Franklin escribió lo siguiente:

«Los resultados sugieren una estructura helicoidal (que debe estar muy empaquetada) que contiene 2, 3 o 4 cadenas de ácido nucleico coaxiales por unidad helicoidal y que tiene los grupos fosfato cerca del exterior».

El hábito de Franklin de mirar intensamente a las personas a los ojos mientras es concisa, impaciente y directa desconcertó a muchos de sus colegas. En marcado contraste, Wilkins era muy tímido y calculaba lentamente en el habla mientras evitaba mirar a nadie directamente a los ojos. A pesar de la intensa atmósfera, Franklin y Gosling descubrieron que había dos formas de ADN: a alta humedad (cuando estaba mojada) la fibra de ADN se volvía larga y delgada; cuando se secaba, se volvía corta y gorda.

Franklin nombró estas dos formas «B» y «A» respectivamente. (Las funciones biológicas del A-ADN se descubrieron sólo 60 años después. Debido al intenso conflicto de personalidad que se estaba desarrollando entre Franklin y Wilkins, Randall dividió el trabajo sobre el ADN. Franklin eligió la forma «A» rica en datos, mientras que Wilkins seleccionó la forma «B» porque, según su autobiografía, las imágenes preliminares de Wilkins habían insinuado que podría ser helicoidal. Las imágenes de difracción de rayos X, incluida la histórica Foto 51 tomada por el estudiante de Franklin Gosling en ese momento, han sido calificadas por John Desmond Bernal como «entre las fotografías de rayos X más hermosas de cualquier sustancia jamás tomada».

A fines de 1951, King’s generalmente aceptaba que la forma B del ADN era una hélice, pero después de que ella registrara una imagen asimétrica en mayo de 1952, Franklin no estaba convencida de que la forma A del ADN fuera una hélice. En julio de 1952, como una broma sobre Wilkins (quien frecuentemente expresaba su opinión de que ambas formas de ADN eran helicoidales), Franklin y Gosling produjeron un aviso fúnebre lamentando la «muerte» del ADN cristalino helicoidal (A-ADN). Durante 1952, trabajaron en la aplicación de la función de Patterson a las imágenes de rayos X del ADN que habían producido. Este fue un enfoque largo y laborioso, pero proporcionaría información significativa sobre la estructura de la molécula.

En enero de 1953, Franklin había reconciliado sus datos contradictorios, concluyendo que ambas formas de ADN tenían dos hélices y había comenzado a escribir una serie de tres borradores de manuscritos, dos de los cuales incluían una columna vertebral de ADN de doble hélice (ver más abajo). Sus dos manuscritos de A-DNA llegaron a Acta Crystallographica en Copenhague el 6 de marzo de 1953, un día antes de que Crick y Watson completaran su modelo en B-DNA. Ella debió haberlos enviado por correo mientras el equipo de Cambridge estaba construyendo su modelo, y ciertamente los había escrito antes de conocer su trabajo. El 8 de julio de 1953 modificó uno de estos artículos de Acta «en prueba», «a la luz del trabajo reciente» de los equipos de investigación de King y Cambridge.

El tercer borrador del artículo estaba sobre la forma B del ADN, fechado el 17 de marzo de 1953, que fue descubierto años más tarde entre sus artículos por el colega de Franklin en Birkbeck, Aaron Klug. Luego publicó una evaluación de la estrecha correlación del borrador con el tercero del trío original de artículos de Nature DNA del 25 de abril de 1953. Klug diseñó este artículo para complementar el primer artículo que había escrito defendiendo la importante contribución de Franklin a la estructura del ADN. Había escrito este primer artículo en respuesta a la imagen incompleta del trabajo de Franklin representada en las memorias de Watson de 1968, The Double Helix.

Como se describe vívidamente en The Double Helix, el 30 de enero de 1953, Watson viajó a King’s con una preimpresión de la propuesta incorrecta de Linus Pauling para la estructura del ADN. Como Wilkins no estaba en su oficina, Watson fue al laboratorio de Franklin con su mensaje urgente de que todos deberían colaborar antes de que Pauling descubriera su error. Franklin, poco impresionada, se enojó cuando Watson sugirió que no sabía cómo interpretar sus propios datos. Watson se retiró apresuradamente, retrocediendo hacia Wilkins, que se había sentido atraído por la conmoción. Wilkins se compadeció de su acosado amigo y luego mostró la imagen de rayos X de ADN de Watson Franklin. Watson, a su vez, le mostró a Wilkins un manuscrito prepublicado de Pauling y Corey, que contenía una estructura de ADN muy parecida a su primer modelo incorrecto.

Investigación de ADN: En febrero de 1953, James Watson y Francis Crick del Laboratorio Cavendish de la Universidad de Cambridge habían comenzado a construir un modelo molecular de la forma B de ADN utilizando datos similares a los disponibles para ambos equipos en King’s. Gran parte de sus datos se derivaron directamente de la investigación realizada en King’s por Wilkins y Franklin. La investigación de Franklin se completó en febrero de 1953, antes de su traslado a Birkbeck, y sus datos eran fundamentales. La construcción de modelos se había aplicado con éxito en la elucidación de la estructura de la hélice alfa por Linus Pauling en 1951, pero Franklin se opuso a la construcción prematura de modelos teóricos, hasta que se obtuvieran datos suficientes para guiar adecuadamente la construcción del modelo. Opinaba que la construcción de un modelo debía emprenderse solo después de que se conociera lo suficiente de la estructura.

Siempre cautelosa, quería eliminar las posibilidades engañosas. Las fotografías de su mesa de trabajo Birkbeck muestran que ella usó rutinariamente modelos moleculares pequeños, aunque ciertamente no los a gran escala utilizados con éxito en Cambridge para el ADN. A mediados de febrero de 1953, el asesor de tesis de Crick, Max Perutz, le dio a Crick una copia de un informe escrito para una visita del comité de biofísica del Medical Research Council a King’s en diciembre de 1952, que contenía muchos de los cálculos cristalográficos de Franklin.

Como Franklin había decidido transferirse a Birkbeck College y Randall había insistido en que todo el trabajo de ADN debía permanecer en King’s, Gosling le dio a Wilkins copias de las fotografías de difracción de Franklin. El 28 de febrero de 1953, Watson y Crick sintieron que habían resuelto el problema lo suficiente como para que Crick proclamara (en el pub local) que habían «encontrado el secreto de la vida». Sin embargo, sabían que debían completar su modelo antes de estar seguros.

Watson y Crick terminaron de construir su modelo el 7 de marzo de 1953, un día antes de recibir una carta de Wilkins indicando que Franklin finalmente se marchaba y que podían poner «todas las manos a la obra». [89] Esto también fue un día después de que los dos documentos de A-DNA de Franklin llegaran a Acta Crystallographica. Wilkins fue a ver a la modelo la semana siguiente, según la biógrafa de Franklin, Brenda Maddox, el 12 de marzo, y supuestamente informó a Gosling sobre su regreso a King’s.

No se sabe cuánto tiempo tardó Gosling en informar a Franklin en Birkbeck, pero su manuscrito original de ADN-B del 17 de marzo no refleja ningún conocimiento del modelo de Cambridge. Franklin modificó este borrador más tarde antes de publicarlo como el tercero del trío de artículos de Nature del 25 de abril de 1953. El 18 de marzo, en respuesta a recibir una copia de su manuscrito preliminar, Wilkins escribió lo siguiente: «Creo que son un par de viejos pícaros, pero es posible que tengan algo».

Semanas más tarde, el 10 de abril, Franklin escribió a Crick pidiendo permiso para ver su modelo. Franklin mantuvo su escepticismo por la construcción prematura de modelos incluso después de ver el modelo Watson-Crick, y no se dejó impresionar. Se dice que ella comentó: «Es muy bonito, pero ¿cómo lo van a demostrar?» Como científico experimental, Franklin parece haber estado interesado en producir evidencia mucho mayor antes de publicar un modelo propuesto, según lo probado. En consecuencia, su respuesta al modelo Watson-Crick estuvo en consonancia con su cauteloso enfoque de la ciencia.

Crick y Watson luego publicaron su modelo en Nature el 25 de abril de 1953, en un artículo que describe la estructura de doble hélice del ADN con solo una nota al pie que reconoce «haber sido estimulado por un conocimiento general de la contribución» inédita «de Franklin y Wilkins. En realidad, aunque era lo mínimo, tenían el conocimiento específico suficiente de los datos de Franklin y Gosling sobre los que basar su modelo. Como resultado de un acuerdo alcanzado por los dos directores de laboratorio, los artículos de Wilkins y Franklin, que incluían sus datos de difracción de rayos X, fueron modificados y luego publicados en segundo y tercer lugar en el mismo número de Nature, aparentemente solo en apoyo de Crick. y el artículo teórico de Watson que proponía un modelo para la forma B del ADN. La mayor parte de la comunidad científica dudó varios años antes de aceptar la propuesta de la doble hélice. Al principio, principalmente los genetistas adoptaron el modelo debido a sus obvias implicaciones genéticas.

Birkbeck College

Una micrografía electrónica del virus del mosaico del tabaco.

Franklin dejó el King’s College de Londres a mediados de marzo de 1953 para ir al Birkbeck College, en una mudanza que había sido planeada durante algún tiempo y que describió (en una carta a Adrienne Weill en París) como «mudarse de un palacio a los barrios marginales … pero más agradable de todos modos «. Fue reclutada por el presidente del departamento de física John Desmond Bernal, un cristalógrafo comunista, conocido por promover a las mujeres cristalizadoras. Sus nuevos laboratorios estaban ubicados en el 21 de Torrington Square, uno de un par de casas georgianas en ruinas y hacinadas que contenían varios departamentos diferentes; Franklin frecuentemente criticaba a Bernal por las actitudes descuidadas de algunos miembros del personal del laboratorio, sobre todo después de que los trabajadores del departamento de farmacia inundaron su laboratorio del primer piso con agua en una ocasión.

A pesar de las palabras de despedida de Bernal para detener su interés por los ácidos nucleicos, ayudó a Gosling a terminar su tesis, aunque ya no era su supervisora ​​oficial. Juntos publicaron la primera evidencia de doble hélice en la forma A de ADN en la edición del 25 de julio de Nature. A finales de 1954, Bernal obtuvo fondos para Franklin del Consejo de Investigación Agrícola (ARC), lo que le permitió trabajar como científica senior supervisando su propio grupo de investigación. John Finch, un estudiante de física del King’s College London, se unió posteriormente al grupo de Franklin, seguido por Kenneth Holmes, un graduado de Cambridge, en julio de 1955. A pesar de la financiación de ARC, Franklin escribió a Bernal que las instalaciones existentes seguían siendo muy inadecuadas para realizar investigaciones «. ..mi escritorio y laboratorio están en el cuarto piso, mi tubo de rayos X en el sótano, y soy responsable del trabajo de cuatro personas distribuidas en el sótano, primer y segundo piso en dos escaleras diferentes «.

Investigación de ARN: Franklin continuó explorando otro ácido nucleico importante, el ARN, una molécula igualmente fundamental para la vida como el ADN. De nuevo utilizó cristalografía de rayos X para estudiar la estructura del virus del mosaico del tabaco (TMV), un virus de ARN. Su encuentro con Aaron Klug a principios de 1954 condujo a una colaboración exitosa y duradera. Klug acababa de obtener su doctorado en Trinity College, Cambridge, y se unió a Birkbeck a finales de 1953. En 1955, Franklin publicó sus primeros trabajos importantes sobre TMV en Nature, en los que describía que todas las partículas del virus TMV tenían la misma longitud. Esto estaba en directa contradicción con las ideas del eminente virólogo Norman Pirie, aunque su observación finalmente resultó correcta.

Franklin asignó el estudio de la estructura completa de TMV a su estudiante de doctorado Holmes. Pronto descubrieron (publicado en 1956) que la cubierta de TMV estaba formada por moléculas de proteína dispuestas en hélices. Su colega Klug trabajó en virus esféricos con su alumno Finch, con Franklin coordinando y supervisando el trabajo. Como equipo, a partir de 1956 comenzaron a publicar trabajos seminales sobre TMV, virus del pepino 4 y virus del mosaico amarillo del nabo.

Franklin también tenía un asistente de investigación, James Watt, subsidiado por la Junta Nacional del Carbón y ahora era el líder del grupo ARC en Birkbeck. Los miembros del equipo de Birkbeck continuaron trabajando en virus de ARN que afectan a varias plantas, incluidas la papa, el nabo, el tomate y el guisante. En 1955 se unió al equipo un estudiante de posdoctorado estadounidense, Donald Caspar. Trabajó en la ubicación precisa de moléculas de ARN en TMV. En 1956, él y Franklin publicaron artículos individuales pero complementarios en la edición del 10 de marzo de Nature, en los que mostraban que el ARN en TMV se enrolla a lo largo de la superficie interna del virus hueco. Gaspar no era un escritor entusiasta y Franklin tuvo que escribirle el manuscrito completo.

En 1957, su beca de investigación de ARC expiró y se le otorgó una extensión de un año que finaliza en marzo de 1958.

La Expo 58, la primera gran feria internacional después de la Segunda Guerra Mundial, iba a celebrarse en Bruselas en 1958. Franklin fue invitada a hacer un modelo de TMV de cinco pies de alto, que comenzó en 1957. Sus materiales incluían pelotas de tenis de mesa y manubrios de bicicleta de plástico. La feria mundial de Bruselas, con una exhibición de su modelo de virus en el Pabellón Internacional de la Ciencia, se inauguró el 17 de abril, un día después de su muerte.

Virus de la poliomielitis: En 1956, Franklin visitó la Universidad de California, Berkeley, donde sus colegas habían sugerido que su grupo investigara el virus de la polio. En 1957 solicitó una subvención del Servicio de Salud Pública de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, que aprobó 10.000 libras esterlinas por tres años, el fondo más grande jamás recibido en Birkbeck. En su solicitud de subvención, Franklin mencionó su nuevo interés en la investigación de virus animales. Obtuvo el consentimiento de Bernal en julio de 1957, aunque surgieron serias preocupaciones después de que ella revelara sus intenciones de investigar el virus de la polio vivo, en lugar de muerto, en Birkbeck. Finalmente, Bernal organizó el almacenamiento seguro del virus en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres durante la investigación del grupo. Con su grupo, Franklin comenzó a descifrar la estructura del virus de la polio mientras estaba en estado cristalino. Intentó montar los cristales del virus en tubos capilares para estudios de rayos X, pero se vio obligada a interrumpir su trabajo debido a su salud que empeoraba rápidamente.

Después de la muerte de Franklin, Klug la sucedió como líder del grupo, y él, Finch y Holmes continuaron investigando la estructura del virus de la polio. Eventualmente lograron obtener imágenes de rayos X extremadamente detalladas del virus. En junio de 1959, Klug y Finch publicaron los hallazgos del grupo, revelando que el virus de la polio tiene simetría icosaédrica, y en el mismo artículo sugirieron la posibilidad de que todos los virus esféricos posean la misma simetría, ya que permitió el mayor número posible (60) de unidades estructurales idénticas. El equipo se trasladó al Laboratorio de Biología Molecular de Cambridge en 1962, y los antiguos laboratorios de Torrington Square fueron demolidos cuatro años más tarde, en mayo de 1966.

Vida personal

Franklin fue mejor descrita como una agnóstica. Su falta de fe religiosa aparentemente no se debió a la influencia de nadie, sino a su propia línea de pensamiento. Desarrolló su escepticismo cuando era niña. Su madre recordó que se negó a creer en la existencia de Dios y comentó: «Bueno, de todos modos, ¿cómo sabes que Él no es Ella?» Más tarde dejó en claro su posición, ahora basada en su experiencia científica, y le escribió a su padre en 1940:

[La] ciencia y la vida cotidiana no pueden ni deben separarse. La ciencia, para mí, da una explicación parcial de la vida … No acepto tu definición de fe, es decir, la creencia en la vida después de la muerte … Tu fe se basa en el futuro de ti mismo y de los demás como individuos, el mío en el futuro y el destino. de nuestros sucesores. Me parece que el tuyo es el más egoísta … [en cuanto a] la cuestión de un creador. ¿Creador de qué? … No veo ninguna razón para creer que un creador de protoplasma o materia primigenia, si es que existe, tenga alguna razón para estar interesado en nuestra insignificante raza en un pequeño rincón del universo.

Sin embargo, ella no abandonó las tradiciones judías. Como la única estudiante judía en la escuela Lindores, tenía lecciones de hebreo por su cuenta mientras sus amigos iban a la iglesia. Se unió a la Sociedad Judía mientras estaba en su primer período en Cambridge, por respeto a la solicitud de su abuelo. Franklin le confió a su hermana que ella fue «siempre conscientemente judía».

A Franklin le encantaba viajar al extranjero, especialmente el senderismo. Ella «calificó» por primera vez en la Navidad de 1929 para unas vacaciones en Menton, Francia, donde su abuelo fue para escapar del invierno inglés. Su familia pasaba frecuentemente las vacaciones en Gales o Cornualles. Un viaje a Francia en 1938 le dio un amor duradero por Francia y su idioma. Consideró que el estilo de vida francés en ese momento era «muy superior al inglés». En contraste, describió a los ingleses como personas con «rostros vacíos y estúpidos y complacencia infantil». Su familia estaba casi atrapada en Noruega en 1939, cuando se declaró la Segunda Guerra Mundial en su camino a casa. En otro caso, recorrió los Alpes franceses con Jean Kerslake en 1946, lo que casi le cuesta la vida. Se resbaló por una pendiente y a duras penas fue rescatada. Pero le escribió a su madre: «Estoy bastante segura de que podría vagar felizmente por Francia para siempre. Amo a la gente, el campo y la comida».

Hizo varios viajes profesionales a los Estados Unidos y fue particularmente jovial entre sus amigos estadounidenses y mostró constantemente su sentido del humor. William Ginoza, de la Universidad de California, Los Ángeles, recordó más tarde que ella era lo opuesto a la descripción que hizo Watson de ella y, como comenta Maddox, los estadounidenses disfrutaron de su «lado soleado».

En su libro The Double Helix, Watson ofrece su relato en primera persona de la búsqueda y el descubrimiento del ADN. Pinta un retrato comprensivo pero a veces crítico de Franklin. Él elogia su intelecto y perspicacia científica, pero la retrata como difícil de trabajar y descuidada con su apariencia. Después de presentarla en el libro como «Rosalind», escribe que él y sus colegas masculinos solían referirse a ella como «Rosy», el nombre que la gente del King’s College London usaba a sus espaldas. No quería que la llamaran por ese nombre porque tenía una tía abuela Rosy. En la familia, la llamaban «Ros». Para otros, ella era simplemente «Rosalind». Ella le dejó en claro a una amiga estadounidense Dorothea Raacke, mientras estaba sentada con ella en la mesa de Crick en el pub The Eagle en Cambridge: Raacke le preguntó cómo la iban a llamar y ella respondió: «Me temo que tendrá que ser Rosalind». , añadiendo «Definitivamente no Rosy».

A menudo expresaba sus opiniones políticas. Inicialmente culpó a Winston Churchill por incitar a la guerra, pero luego lo admiró por sus discursos. Apoyó activamente al profesor John Ryle como candidato independiente al parlamento en las elecciones parciales de la Universidad de Cambridge de 1940, pero no tuvo éxito.

No parecía tener una relación íntima con nadie y siempre se guardaba para sí misma sus sentimientos personales más profundos. Después de su juventud, evitó la amistad cercana con el sexo opuesto. En sus últimos años, Evi Ellis, que había compartido su dormitorio cuando era una niña refugiada y que luego estaba casada con Ernst Wohlgemuth y se había mudado a Notting Hill desde Chicago, intentó emparejarla con Ralph Miliband pero fracasó. Franklin le dijo una vez a Evi que su compañera de piso le pidió una bebida, pero ella no entendió la intención. Estaba bastante enamorada de su mentor francés Mering, que tenía esposa y amante. Mering también admitió que estaba cautivado por su «inteligencia y belleza». Según Anne Sayre, Franklin confesó sus sentimientos por Mering cuando estaba siendo sometida a una segunda cirugía, pero Maddox informó que la familia lo negó. Mering lloró cuando la visitó más tarde y destruyó todas sus cartas después de su muerte.

Su relación personal más cercana probablemente fue con su estudiante de posdoctorado Donald Caspar. En 1956, ella lo visitó en su casa en Colorado después de su gira por la Universidad de California, Berkeley, y se supo que ella comentó más tarde que Caspar era alguien que «podría haber amado, podría haberse casado». En su carta a Sayre, ella lo describió como «una pareja ideal».

Enfermedad, muerte y entierro: A mediados de 1956, mientras estaba en un viaje de trabajo a los Estados Unidos, Franklin comenzó a sospechar un problema de salud. Mientras estaba en Nueva York, tuvo dificultades para abrocharse la falda; su estómago se había abultado. De regreso en Londres, consultó a Mair Livingstone, quien le preguntó: «¿No estás embarazada?». a lo que ella replicó: «Ojalá lo fuera». Su caso fue marcado como «URGENTE». Una operación realizada el 4 de septiembre del mismo año reveló dos tumores en su abdomen. Después de este período y otros períodos de hospitalización, Franklin pasó un tiempo convaleciente con varios amigos y familiares. Estos incluyeron a Anne Sayre, Francis Crick, su esposa Odile, con quien Franklin había formado una fuerte amistad, y finalmente con la familia Roland y Nina Franklin, donde las sobrinas y sobrinos de Rosalind animaron su ánimo.

Franklin decidió no quedarse con sus padres porque el dolor y el llanto incontrolables de su madre la molestaban demasiado. Incluso mientras se sometía al tratamiento del cáncer, Franklin continuó trabajando y su grupo continuó produciendo resultados: siete artículos en 1956 y seis más en 1957. A finales de 1957, Franklin volvió a enfermarse y fue ingresada en el Royal Marsden Hospital. El 2 de diciembre hizo su testamento. Ella nombró a sus tres hermanos como albaceas y nombró a su colega Aaron Klug como el principal beneficiario, quien recibiría £ 3,000 y su automóvil Austin. De sus otras amigas, Mair Livingstone recibiría £ 2,000, Anne Piper £ 1,000 y su enfermera, la señorita Griffith, £ 250. El resto de la herencia se utilizaría para organizaciones benéficas.

Regresó al trabajo en enero de 1958 y el 25 de febrero también fue ascendida a Investigadora Asociada en Biofísica. Enfermó de nuevo el 30 de marzo y murió el 16 de abril de 1958 en Chelsea, Londres, de bronconeumonía, carcinomatosis secundaria y cáncer de ovario. En ocasiones, se considera que la exposición a la radiación de rayos X es un posible factor de su enfermedad.

Otros miembros de su familia han muerto de cáncer, y se sabe que la incidencia de cáncer ginecológico es desproporcionadamente alta entre los judíos asquenazíes. Su certificado de defunción dice: Investigadora científica, soltera, hija de Ellis Arthur Franklin, banquero. Fue enterrada el 17 de abril de 1958 en la parcela familiar en el cementerio Willesden United Synagogue en Beaconsfield Road en el distrito londinense de Brent. La inscripción en su lápida dice:

EN MEMORIA DE
ROSALIND ELSIE FRANKLIN
מ ‘רחל בת ר’ יהודה [Rochel / Rachel hija de Yehuda, el nombre hebreo de su padre]
MUY QUERIDA HIJA MAYOR DE
ELLIS Y MURIEL FRANKLIN
25 DE JULIO DE 1920-16 DE ABRIL DE 1958
CIENTÍFICA
SU INVESTIGACIÓN Y DESCUBRIMIENTOS SOBRE
LOS VIRUS PERMANECEN DE BENEFICIO DURADERO
A LA HUMANIDAD
ת נ צ ב ה [iniciales hebreas para «su alma será atada en el manojo de la vida»]

Controversias después de la muerte

Varias controversias en torno a Rosalind Franklin salieron a la luz después de su muerte.

Presunto sexismo hacia Franklin: Anne Sayre, amiga de Franklin y una de sus biógrafas, dice en su libro de 1975, Rosalind Franklin and DNA: «En 1951 … King’s College London como institución, no se distinguió por la bienvenida que ofrecía a las mujeres … Rosalind … no estaba acostumbrada a purdah [una institución religiosa y social de reclusión femenina] … había otra científica en el personal del laboratorio «. El biólogo molecular Andrzej Stasiak señala: «El libro de Sayre fue ampliamente citado en los círculos feministas por exponer el sexismo desenfrenado en la ciencia». Farooq Hussain dice: «había siete mujeres en el departamento de biofísica … Jean Hanson se convirtió en FRS, Dame Honor B. Fell, Director del Laboratorio Strangeways, supervisó a los biólogos «. Maddox afirma: «Randall … tenía muchas mujeres en su personal … lo encontraron … comprensivo y servicial».

Sayre afirma que «mientras que el personal masculino de King’s almorzaba en un comedor amplio, cómodo y bastante parecido a un club», el personal femenino de todos los rangos «almorzaba en la sala de estudiantes o fuera de las instalaciones». Sin embargo, Elkin afirma que la mayoría del grupo de MRC (incluido Franklin) típicamente almorzaban juntos en el comedor mixto que se analiza a continuación. Y Maddox dice, de Randall: «Le gustaba ver a su rebaño, hombres y mujeres, reunirse para tomar el café de la mañana y almorzar en el comedor común, donde comía con ellos casi todos los días». Francis Crick también comentó que «sus colegas trataban a hombres y mujeres científicos por igual».

Sayre también analiza extensamente la lucha de Franklin en la búsqueda de la ciencia, en particular la preocupación de su padre por las mujeres en las profesiones académicas. Este relato había dado lugar a acusaciones de sexismo con respecto a la actitud de Ellis Franklin hacia su hija. Una gran cantidad de información afirma explícitamente que él se opuso firmemente a que ella ingresara en Newnham College. La biografía de Franklin del Public Broadcasting Service (PBS) va más allá, afirmando que él se negó a pagarle los honorarios y que una tía intervino para hacerlo por ella. Su hermana, Jenifer Glynn, ha declarado que esas historias son mitos y que sus padres apoyaron plenamente toda la carrera de Franklin.

Se dice que el sexismo impregna las memorias de un colega, James Watson, en su libro The Double Helix, publicado diez años después de la muerte de Franklin y después de que Watson regresara de Cambridge a Harvard. Su colega de Cambridge, Peter Pauling, escribió en una carta: «Se supone que Morris [sic] Wilkins está haciendo este trabajo; la señorita Franklin es evidentemente una tonta». Crick reconoce más tarde: «Me temo que siempre solíamos hacerlo. adoptar, digamos, una actitud condescendiente hacia ella».

Glynn acusa a Sayre de convertir erróneamente a su hermana en una heroína feminista, y ve La doble hélice de Watson como la raíz de lo que ella llama la «industria rosalinda». Ella conjetura que las historias de presunto sexismo «la hubieran avergonzado [Rosalind Franklin] casi tanto como el relato de Watson la habría molestado», y declaró que «ella [Rosalind] nunca fue feminista». Klug y Crick también han coincidido en que Franklin definitivamente no era feminista.

La carta de Franklin a sus padres en enero de 1939 a menudo se considera que refleja su propia actitud prejuiciosa y la afirmación de que ella «no era inmune al sexismo desenfrenado en estos círculos». En la carta, comentó que una profesora era «muy buena, aunque mujer». Maddox sostiene que fue un comentario circunstancial más que un ejemplo de sesgo de género, y que fue una expresión de admiración porque, en ese momento, las profesoras de ciencias eran una rareza. De hecho, dice Maddox, Franklin se rió de los hombres que estaban avergonzados por el nombramiento de la primera profesora, Dorothy Garrod.

Contribución al modelo / estructura del ADN: Las primeras contribuciones importantes de Rosalind Franklin al modelo popularizado por Crick y Watson fue su conferencia en el seminario de noviembre de 1951, donde presentó a los presentes, entre ellos Watson, las dos formas de la molécula, tipo A y tipo B, siendo su posición que las unidades de fosfato están ubicadas en la parte externa de la molécula. También especificó la cantidad de agua que se encuentra en la molécula de acuerdo con otras partes de la misma, datos que tienen una importancia considerable en términos de estabilidad de la molécula. Franklin fue el primero en descubrir y formular estos hechos, que de hecho constituyeron la base de todos los intentos posteriores de construir un modelo de la molécula. Sin embargo, Watson, en ese momento ignorante de la química, no pudo comprender la información crucial, y esto llevó a la construcción de un modelo equivocado.

La otra contribución incluyó una fotografía de rayos X de B-DNA (llamada Foto 51) tomada por el estudiante de Franklin, Gosling, que Wilkins le mostró brevemente a Watson en enero de 1953, y un informe escrito para un Visita del comité de biofísica del MRC a King’s en diciembre de 1952 que Perutz mostró en el Laboratorio Cavendish tanto a Crick como a Watson. Este informe del MRC contenía datos del grupo de King, incluyendo parte del trabajo de Franklin y Gosling, y fue entregado a Crick – que estaba trabajando en su tesis sobre la estructura de la hemoglobina – por su supervisor de tesis Perutz, un miembro del comité visitante.

La biografía de Sayre sobre Franklin contiene una historia que alega que la fotografía 51 en cuestión fue mostrada a Watson por Wilkins sin el permiso de Franklin, y que esto constituyó un caso de mala ética científica. Otros cuestionan esta historia, afirmando que Wilkins recibió la fotografía 51 del Ph.D. de Franklin. estudiante Gosling porque iba a dejar King’s para trabajar en Birkbeck, y supuestamente no hubo nada desfavorable en esta transferencia de datos a Wilkins porque el director Randall había insistido en que todo el trabajo de ADN pertenecía exclusivamente a King’s y había instruido a Franklin en un carta para incluso dejar de trabajar en ella y enviar sus datos. Además, Horace Freeland Judson dio a entender que Maurice Wilkins había sacado la fotografía del cajón de Franklin, pero también se dice que esto es incorrecto.

Asimismo, Perutz no vio «ningún daño» en mostrar un informe del MRC que contenía las conclusiones del análisis de datos de rayos X de Franklin y Gosling a Crick, ya que no había sido marcado como confidencial, aunque «no se esperaba que el informe llegara a ojos externos». De hecho, después de la publicación de La doble hélice de Watson expuso el acto de Perutz, recibió tantas cartas cuestionando su juicio que sintió la necesidad tanto de responderlas todas como de publicar una declaración general en Science disculpándose sobre la base de ser «inexperto y casual en asuntos administrativos».

Perutz también afirmó que la información del MRC ya estaba disponible para el equipo de Cambridge cuando Watson asistió al seminario de Franklin en noviembre de 1951. Franklin presentó una versión preliminar de gran parte del material importante contenido en el informe del MRC de diciembre de 1952 en una charla que ella había dado en noviembre de 1951, al que Watson asistió pero no entendió.

La carta de Perutz fue como se dijo una de las tres cartas, publicadas con cartas de Wilkins y Watson, que discutían sus diversas contribuciones. Watson aclaró la importancia de los datos obtenidos del informe del MRC, ya que no había registrado estos datos mientras asistía a la conferencia de Franklin en 1951. El resultado de todo esto fue que cuando Crick y Watson comenzaron a construir su modelo en febrero de 1953 estaban trabajando con críticas parámetros que había sido determinado por Franklin en 1951, y que ella y Gosling habían refinado significativamente en 1952, así como con datos publicados y otros datos muy similares a los disponibles en King’s. En general, se creía que Franklin nunca supo que su trabajo había sido utilizado durante la construcción del modelo, pero Gosling afirmó en su entrevista de 2013 que, «Sí. Oh, ella sí lo sabía».

Reconocimiento a su contribución al modelo de ADN: Una vez completado su modelo, Crick y Watson habían invitado a Wilkins a ser coautor de su artículo que describía la estructura. Wilkins rechazó esta oferta, ya que no había participado en la construcción del modelo. Más tarde lamentó que no se hubiera llevado a cabo una mayor discusión sobre la coautoría, ya que esto podría haber ayudado a aclarar la contribución que el trabajo en King’s había hecho al descubrimiento. No hay duda de que Crick y Watson utilizaron los datos experimentales de Franklin para construir su modelo de ADN en 1953. Algunos, incluido Maddox, han explicado esta omisión de citas sugiriendo que puede ser una cuestión de circunstancias, porque habría sido muy difícil. Es difícil citar el trabajo inédito del informe del MRC que habían visto.

De hecho, un reconocimiento claro y oportuno habría sido incómodo, dada la forma poco ortodoxa en que se transfirieron los datos de King’s a Cambridge. Sin embargo, había métodos disponibles. Watson y Crick podrían haber citado el informe de MRC como una comunicación personal o bien citar los artículos de Acta en prensa, o más fácilmente, el tercer artículo de Nature que sabían que estaba en prensa. Uno de los logros más importantes de la biografía ampliamente aclamada de Maddox es que Maddox presentó un caso bien recibido de reconocimiento inadecuado. «El reconocimiento que le dieron fue muy silencioso y siempre acompañado del nombre de Wilkins».

Quince años después del hecho, apareció la primera recitación clara de la contribución de Franklin, ya que impregnó el relato de Watson, La doble hélice, aunque quedó enterrada bajo descripciones de la consideración (a menudo bastante negativa) de Watson hacia Franklin durante el período de su trabajo sobre el ADN. Esta actitud se resume en la confrontación entre Watson y Franklin por una preimpresión del manuscrito de ADN erróneo de Pauling. Las palabras de Watson impulsaron a Sayre a escribir su refutación, en la que todo el capítulo nueve, «El ganador se lo lleva todo», tiene la estructura de un escrito legal que disecciona y analiza el tema del reconocimiento.

El análisis inicial de Sayre a menudo fue ignorado debido a los matices feministas percibidos en su libro. Watson y Crick no citaron el trabajo de difracción de rayos X de Wilkins y Franklin en su artículo original, aunque admiten haber sido «estimulados por el conocimiento de la naturaleza general de los resultados experimentales inéditos y las ideas del Dr. MHF Wilkins, Dr. RE Franklin y sus compañeros de trabajo en King’s College London «. De hecho, Watson y Crick no citaron datos experimentales en absoluto en apoyo de su modelo. La publicación de Franklin y Gosling de la imagen de rayos X de ADN, en el mismo número de Nature, sirvió como evidencia principal:

«Por tanto, nuestras ideas generales no son incompatibles con el modelo propuesto por Watson y Crick en la comunicación anterior».

Premio Nobel: Franklin nunca fue nominado para un premio Nobel. Su trabajo fue una parte crucial en el descubrimiento de la estructura del ADN, que junto con el trabajo relacionado posterior llevó a Francis Crick, James Watson y Maurice Wilkins a recibir el Premio Nobel en 1962. Ella había muerto en 1958 y durante su vida no se consideró que la estructura del ADN estuviera completamente probada. Wilkins y sus colegas tardaron unos siete años en recopilar datos suficientes para probar y perfeccionar la estructura del ADN propuesta. Además, su significado biológico, propuesto por Watson y Crick, no fue establecido. La aceptación general de la doble hélice del ADN y su función no comenzó hasta finales de la década de 1950, lo que llevó a nominaciones al Nobel en 1960, 1961 y 1962 al Premio Nobel de Fisiología o Medicina, y en 1962 al Premio Nobel de Química. El primer avance fue de Matthew Meselson y Franklin Stahl en 1958, quienes mostraron experimentalmente la replicación del ADN de una bacteria Escherichia coli. En lo que ahora se conoce como el experimento Meselson-Stahl, se descubrió que el ADN se replicaba en dos hélices de doble hebra, y cada hélice tenía una de las hebras de ADN originales. Esta replicación del ADN se estableció firmemente en 1961 después de una nueva demostración en otras especies, y de la reacción química escalonada. Según la carta de Crick-Monod de 1961, esta prueba experimental, junto con el hecho de que Wilkins inició el trabajo de difracción de ADN, fueron las razones por las que Crick sintió que Wilkins debería ser incluido en el Premio Nobel de ADN.

En 1962, el Premio Nobel se otorgó posteriormente a Crick, Watson y Wilkins. Las reglas del Nobel ahora prohíben las nominaciones póstumas (aunque este estatuto no entró en vigor formalmente hasta 1974) o la división de premios en más de tres formas. El premio fue por su trabajo sobre ácidos nucleicos y no exclusivamente por el descubrimiento de la estructura del ADN. En el momento de la concesión, Wilkins había estado trabajando en la estructura del ADN durante más de 10 años y había hecho mucho para confirmar el modelo Watson-Crick. Crick había estado trabajando en el código genético en Cambridge y Watson había trabajado en el ARN durante algunos años. Watson ha sugerido que, idealmente, Wilkins y Franklin habrían sido galardonados con el Premio Nobel de Química.

Aaron Klug, colega de Franklin y principal beneficiario de su testamento, fue el único ganador del Premio Nobel de Química 1982, «por su desarrollo de la microscopía electrónica cristalográfica y su elucidación estructural de complejos de ácido nucleico-proteína biológicamente importantes». Este trabajo fue exactamente lo que Franklin había comenzado y que le presentó a Klug, y es muy plausible que, si estuviera viva, hubiera compartido el Premio Nobel.

Referencias culturales

La participación de Franklin en el descubrimiento de la naturaleza del ADN se mostró en la película para televisión Life Story de 1987, protagonizada por Juliet Stevenson como Franklin. Con Tim Pigott-Smith como Crick, Alan Howard como Wilkins y Jeff Goldblum como Watson. Esta película retrató a Franklin como algo severo, pero también alegó que Watson y Crick usaron mucho de su trabajo para hacer el suyo.

Un documental de 56 minutos sobre la vida y las contribuciones científicas de Franklin, DNA – Secret of Photo 51, fue transmitido en 2003 por PBS Nova. Narrado por Barbara Flynn, el programa incluye entrevistas con Wilkins, Gosling, Klug, Maddox, incluidos los amigos de Franklin, Vittorio Luzzati, Caspar, Anne Piper y Sue Richley. La versión británica producida por la BBC se titula Rosalind Franklin: DNA’s Dark Lady.

El primer episodio de otra serie documental de PBS, DNA, se emitió el 4 de enero de 2004. El episodio titulado El secreto de la vida se centra mucho en las contribuciones de Franklin. Narrado por Jeff Goldblum, presenta a Watson, Wilkins, Gosling y Peter Pauling (hijo de Linus Pauling).

Una obra titulada Rosalind: A Question of Life fue escrita por Deborah Gearing para conmemorar el trabajo de Franklin, y se representó por primera vez el 1 de noviembre de 2005 en el Birmingham Repertory Theatre, y fue publicada por Oberon Books en 2006.

Otra obra, Fotografía 51 de Anna Ziegler, publicada en 2011, se ha producido en varios lugares de los EE. UU. ya finales de 2015 se presentó en el Noel Coward Theatre de Londres, con Nicole Kidman interpretando a Franklin. La versión de Ziegler de la «carrera» de 1951-1953 por la estructura del ADN a veces enfatiza el papel fundamental de la investigación de Franklin y su personalidad. Aunque a veces altera la historia para lograr un efecto dramático, la obra, no obstante, ilumina muchas de las cuestiones clave de cómo se conducía y se lleva a cabo la ciencia.

False Assumptions de Lawrence Aronovitch es una obra de teatro sobre la vida de Marie Curie en la que se retrata a Franklin como frustrada y enojada por la falta de reconocimiento por sus contribuciones científicas. La hostilidad entre los dos también se representa en la temporada 3 de Harvey Girls Forever.

Créditos: Wikipedia