El simulador de movimiento robótico DLR. Créditos: ESA

La Agencia Espacial Europea (ESA) está aprendiendo cómo aterrizar de forma segura en el Polo Sur de la Luna, sin tener que abandonar la Tierra. Los aterrizajes reales en la Luna parecen estar en el horizonte en la próxima década a través del programa Artemis, y los astronautas tendrán que aprender a manejar los desafíos únicos de aterrizar en el entorno polar de la Luna. Con luz solar de ángulo bajo y cráteres profundos y permanentemente sombreados, el Polo Sur de la Luna presenta dificultades que ninguna misión Apolo enfrentó. Para obtener experiencia práctica con este entorno sin arriesgar vidas humanas, la ESA está poniendo a prueba a los astronautas en simuladores de alta tecnología.

Los simuladores han sido durante mucho tiempo una parte de la exploración espacial. Los cinéfilos probablemente recuerden a Gary Sinise, que interpretó al astronauta Ken Mattingly en la clásica película Apolo 13 de 1995, negándose a sí mismo el sueño y el descanso para realizar una prueba tras otra en el simulador, en busca de una forma de llevar a salvo a casa a la tripulación en peligro de extinción de la misión. En la vida real, la NASA usó una variedad de simuladores durante la era Apolo para probar diferentes aspectos del programa.

El banco de pruebas de Apolo más visceral fue el Lunar Lander Research Vehicle (LLRV), propulsado por cohetes, diseñado para simular el aterrizaje en un entorno de baja gravedad. El LLRV le dio a Neil Armstrong y sus colegas una valiosa práctica en la Tierra antes de probarlo en la Luna. pero el LLRV vino con sus propios riesgos. Se estrelló varias veces, lo que obligó a Armstrong y otros pilotos a hacer uso del asiento eyectable incorporado y lanzarse en paracaídas para ponerse a salvo. Aún así, ¡era mejor estrellarse en la Tierra que en la Luna!

Un vehículo de investigación de aterrizaje lunar (LLRV) que se probó en 1964. Este simulador recreó las condiciones de baja gravedad del aterrizaje en la Luna y se usó para entrenar a los astronautas del Apolo.

El nuevo simulador de la ESA, parte del estudio de ingeniería de vehículos de vuelo ‘Human-In-the-Loop’, no despega del suelo ni depende de cohetes: está integrado en un brazo robótico a gran escala, que es capaz de moverse y desplazarse a ángulos extremos para simular los efectos de los comandos que el astronauta le da a la computadora. Con sede en el Centro Aeroespacial Alemán (Deutsches Zentrum für Luft- und Raumfahrt; DLR), el Robotic Motion Simulator es una proeza de la ingeniería por derecho propio.

El astronauta de la ESA, Robert Vittori, que ha estado en el espacio tres veces antes, puso a prueba el simulador. “El simulador es una máquina increíble, probablemente una de las mejores que he experimentado”, dijo. «Este experimento de hoy es para mí una demostración de que Europa puede desempeñar un papel clave en el futuro de la exploración».

El astronauta de la ESA, Robert Vittori, parado frente al DLR Robotic Motion Simulator.

Vittori probó varios escenarios, incluida la anulación del piloto automático que estaba configurado para aterrizar en un campo de rocas y el cambio al control manual cuando el ordenador presentaba un fallo.

La filosofía del programa Human-In-the-Loop de la ESA es que las opciones de diseño de software e ingeniería de hardware para naves espaciales deben hacerse en cooperación con los humanos que pilotarán las máquinas. Las interfaces hombre-máquina deben ser fáciles de usar e intuitivas, de modo que en momentos críticos, como aterrizar en la Luna, no haya fallos de diseño sorpresivos o confusión del piloto sobre los controles.

Una filosofía similar permitió el éxito de los primeros días de los vuelos espaciales, cuando los astronautas de Mercury trabajaron en estrecha colaboración con los equipos de ingeniería que construían las cápsulas y los sistemas. El astronauta Wally Schirra, por ejemplo, se especializó en sistemas de soporte vital y desarrollo de trajes espaciales, mientras que su colega Scott Carpenter trabajó con el equipo de construcción de equipos de navegación. En la actualidad, la ESA está llevando esta filosofía al siguiente nivel. “Estamos estableciendo un diseño preliminar y los requisitos preliminares para el alunizaje humano, con astronautas en el circuito para mejorar la robustez y confiabilidad del sistema de vuelo”, dice el gerente de proyecto Luca Ferracina.

La ESA ha estado muy involucrada en el programa Artemis desde el principio. Diseñó y construyó el módulo de servicio de la cápsula Orion, que llevará a los astronautas a la órbita lunar, en estrecha colaboración con la NASA y otros socios internacionales. Los astronautas de la ESA estarán a bordo de al menos tres de las misiones Artemis a la estación espacial Lunar Gateway planificada en la próxima década.

Artículo con fines divulgativos basado en el artículo original en Inglés.
Créditos: Scott Alan Johnston, Universe Today
Salvo indicación contraria este trabajo está licenciado por el autor bajo la licencia International Creative Commons Attribution 4.0

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.