Este selfie del módulo de aterrizaje InSight de la NASA es un mosaico formado por 14 imágenes tomadas el 15 de marzo y el 11 de abril, los días 106 y 133 marcianos, o soles, de la misión, por la cámara de despliegue de instrumentos de la nave espacial ubicada en su brazo robótico. Créditos: NASA / JPL-Caltech

El módulo de aterrizaje limpió suficiente polvo de un panel solar para mantener encendido el sismómetro durante el verano, lo que permitió a los científicos estudiar los tres terremotos más grandes que se han visto en Marte.

El 18 de septiembre, el módulo de aterrizaje InSight de la NASA celebró su día marciano número 1.000, o sol, midiendo uno de los marsquakes (martemotos) más grandes y duraderos que haya detectado la misión. Se estima que el temblor fue de una magnitud aproximada de 4,2 y se prolongó durante casi una hora y media.

Este es el tercer gran terremoto que InSight ha detectado en un mes: el 25 de agosto, el sismómetro de la misión detectó dos terremotos de magnitud 4,2 y 4,1. A modo de comparación, un terremoto de magnitud 4,2 tiene cinco veces la energía del poseedor del récord anterior de la misión, un terremoto de magnitud 3,7 detectado en 2019.

La misión estudia las ondas sísmicas para aprender más sobre el interior de Marte. Las ondas cambian a medida que viajan a través de la corteza, el manto y el núcleo de un planeta, lo que proporciona a los científicos una forma de mirar profundamente por debajo de la superficie. Lo que aprendan puede arrojar luz sobre cómo se forman todos los mundos rocosos, incluida la Tierra y su Luna.

Es posible que los terremotos no se hubieran detectado si la misión no hubiera tomado medidas a principios de año, ya que la órbita altamente elíptica de Marte lo alejó más del Sol. Las temperaturas más bajas obligaron a la nave espacial a depender más de sus calentadores para mantenerse caliente; eso, además de la acumulación de polvo en los paneles solares de InSight, ha reducido los niveles de potencia del módulo de aterrizaje, lo que requiere la misión de conservar energía apagando temporalmente ciertos instrumentos.

El equipo logró mantener encendido el sismómetro adoptando un enfoque contrario a la intuición: utilizaron el brazo robótico de InSight para hacer escurrir arena cerca de un panel solar con la esperanza de que, a medida que las ráfagas de viento la movieran por la superficie del panel, los gránulos barrieran parte del polvo. El plan funcionó y, a lo largo de varias actividades de limpieza del polvo, el equipo vio que los niveles de energía se mantenían bastante estables. Ahora que Marte se está acercando al Sol una vez más, la energía está comenzando a aumentar lentamente.

«Si no hubiéramos actuado rápidamente a principios de este año, es posible que nos hubiéramos perdido muchos conocimientos científicos», dijo el investigador principal de InSight, Bruce Banerdt, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California, que lidera la misión. «Incluso después de más de dos años, Marte parece habernos dado algo nuevo con estos dos terremotos, que tienen características únicas».

Si bien el terremoto del 18 de septiembre aún se está estudiando, los científicos ya saben más sobre los terremotos del 25 de agosto: el evento de magnitud 4,2 ocurrió a unas 5.280 millas (8.500 kilómetros) de InSight, el temblor más distante que el módulo de aterrizaje ha detectado hasta ahora.

El escudo térmico y contra el viento abovedado de InSight cubre el sismómetro del módulo de aterrizaje, llamado Experimento sísmico para estructura interior, o SEIS. La imagen fue tomada el 110 ° día marciano, o sol, de la misión. Crédito: NASA / JPL-Caltech

Los científicos están trabajando para identificar la fuente y en qué dirección viajaron las ondas sísmicas, pero saben que el temblor ocurrió demasiado lejos para haberse originado donde InSight detectó casi todos sus grandes terremotos anteriores: Cerberus Fossae, una región a aproximadamente 1.000 millas (1.609 kilómetros) de distancia donde la lava pudo haber fluido en los últimos millones de años. Una posibilidad especialmente intrigante es Valles Marineris, el sistema de cañones épicamente largo que deja cicatrices en el ecuador marciano. El centro aproximado de ese sistema de cañones está a 6.027 millas (9.700 kilómetros) de InSight.

Para sorpresa de los científicos, los terremotos del 25 de agosto también fueron de dos tipos diferentes. El terremoto de magnitud 4,2 estuvo dominado por vibraciones lentas de baja frecuencia, mientras que las vibraciones rápidas de alta frecuencia caracterizaron el terremoto de magnitud 4,1. El terremoto de magnitud 4,1 también estuvo mucho más cerca del módulo de aterrizaje, a solo unas 575 millas (925 kilómetros) de distancia.

Esas son buenas noticias para los sismólogos: registrar diferentes terremotos desde un rango de distancias y con diferentes tipos de ondas sísmicas proporciona más información sobre la estructura interna de un planeta. Este verano, los científicos de la misión utilizaron datos anteriores del terremoto para detallar la profundidad y el grosor de la corteza y el manto del planeta, además del tamaño de su núcleo fundido.

A pesar de sus diferencias, los dos terremotos de agosto tienen algo en común además de ser grandes: ambos ocurrieron durante el día, el momento más ventoso y, para un sismómetro, más ruidoso en Marte. El sismómetro de InSight suele detectar marsquakes por la noche, cuando el planeta se enfría y los vientos son bajos. Pero las señales de estos terremotos fueron lo suficientemente grandes como para superar cualquier ruido causado por el viento.

De cara al futuro, el equipo de la misión está considerando si realizar más limpiezas de polvo después de la conjunción solar de Marte, cuando la Tierra y Marte están en lados opuestos del Sol. Debido a que la radiación del Sol puede afectar las señales de radio, interfiriendo con las comunicaciones, el equipo dejará de enviar comandos al módulo de aterrizaje el 29 de septiembre, aunque el sismómetro continuará escuchando terremotos durante toda la conjunción.

Más sobre la misión

JPL administra InSight para la Dirección de Misiones Científicas de la NASA. InSight es parte del programa Discovery de la NASA, administrado por el Marshall Space Flight Center de la agencia en Huntsville, Alabama. Lockheed Martin Space en Denver construyó la nave espacial InSight, incluida la etapa de crucero y el módulo de aterrizaje, y respalda las operaciones de la nave espacial para la misión.

Varios socios europeos, incluido el Centre National d’Études Spatiales (CNES) de Francia y el Centro Aeroespacial Alemán (DLR), están apoyando la misión InSight. CNES proporcionó el instrumento de Experimento Sísmico para Estructura Interior (SEIS) a la NASA, con el investigador principal del IPGP (Institut de Physique du Globe de Paris). Las contribuciones significativas para SEIS provinieron de IPGP; el Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar (MPS) en Alemania; el Instituto Federal Suizo de Tecnología (ETH Zurich) en Suiza; Imperial College London y Oxford University en el Reino Unido; y JPL. DLR proporcionó el instrumento Paquete de propiedades físicas y flujo de calor (HP3), con contribuciones significativas del Centro de Investigación Espacial (CBK) de la Academia de Ciencias de Polonia y Astronika en Polonia. El Centro de Astrobiología (CAB) de España suministró los sensores de temperatura y viento.

Traducción no oficial con fines divulgativos del artículo original en Inglés
Créditos: NASA / JPL-Caltech

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.