Se ven seis vistas de la región de Nili Fossae de Marte capturadas por el espectrómetro de imágenes de reconocimiento compacto para Marte, o CRISM, uno de los instrumentos a bordo del Orbitador de reconocimiento de Marte de la NASA. Créditos: NASA/JPL-Caltech/JHU-APL

El mapa, que se lanzará en lotes durante seis meses, cubre la gran mayoría del planeta y revela docenas de minerales que se encuentran en su superficie.

Los científicos están a punto de obtener una nueva mirada a Marte, gracias a un mapa multicolor de 5,6 gigapíxeles. Cubriendo el 86% de la superficie del Planeta Rojo, el mapa revela la distribución de docenas de minerales clave. Al observar la distribución de minerales, los científicos pueden comprender mejor el pasado acuoso de Marte y pueden priorizar qué regiones deben estudiarse con mayor profundidad.

Las primeras partes de este mapa fueron publicadas por el Sistema de Datos Planetarios de la NASA. Durante los próximos seis meses, se lanzarán más, completando uno de los estudios más detallados de la superficie marciana jamás realizados. (Lea más sobre estos segmentos del mapa).

El Orbitador de Reconocimiento de Marte de la NASA, o MRO, ha estado cartografiando minerales en el Planeta Rojo durante 16 años, con su Espectrómetro de Imágenes de Reconocimiento Compacto para Marte, o CRISM.

Usando detectores que ven longitudes de onda visibles e infrarrojas, el equipo de CRISM ha producido previamente mapas minerales de alta resolución que proporcionan un registro de la formación de la corteza marciana y dónde y cómo fue alterada por el agua. Estos mapas han sido cruciales para ayudar a los científicos a comprender cómo los lagos, los arroyos y las aguas subterráneas dieron forma al planeta hace miles de millones de años. La NASA también ha utilizado los mapas de CRISM para seleccionar sitios de aterrizaje para otras naves espaciales, como en el caso del cráter Jezero, donde el rover Perseverance de la NASA está explorando un antiguo delta de un río.

Este mapa casi global fue capturado por el Orbitador de Reconocimiento de Marte de la NASA utilizando su Espectrómetro de Imágenes de Reconocimiento Compacto para Marte, o CRISM. El cuadrado amarillo indica la región Nili Fossae de Marte, que se destaca en seis vistas en la imagen anterior. Créditos: NASA/JPL-Caltech/JHU-APL

La primera parte de este nuevo mapa incluye 51.000 imágenes, cada una de las cuales representa una «franja» de 336 millas (540 kilómetros) de largo por 6 millas (10 kilómetros) de ancho que fue capturada cuando MRO pasaba por encima. La resolución es más baja que la de los mapas CRISM hechos a partir de observaciones específicas porque los datos se adquirieron con el instrumento mirando hacia abajo, una estrategia de imagen diferente diseñada para cubrir mucho más del planeta.

Para adquirir sus datos, CRISM usó dos espectrómetros, uno de los cuales fue diseñado con tres enfriadores criogénicos para mantener bajas las temperaturas y poder detectar más claramente las longitudes de onda más largas de la luz solar infrarroja reflejada. Usados ​​en sucesión, el último de estos refrigeradores criogénicos completó su ciclo de vida en 2017, lo que limita las capacidades del instrumento para ver longitudes de onda visibles. Por lo tanto, este será el último mapa de CRISM que cubre el rango completo de longitud de onda del instrumento. El instrumento se encuentra ahora en modo de espera y es posible que registre datos unas cuantas veces más en los próximos meses antes de ser dado de baja.

Se publicará un último mapa dentro del año, que cubrirá las longitudes de onda visibles y se centrará solo en los minerales que contienen hierro; esto tendrá el doble de la resolución espacial del último mapa.

“La investigación CRISM ha sido una de las joyas de la corona de la misión MRO de la NASA”, dijo Richard Zurek, científico del proyecto de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California. «Los análisis basados ​​en estos mapas finales proporcionarán nuevos conocimientos sobre la historia de Marte durante muchos años».

MRO está dirigido por JPL, que es una división de Caltech en Pasadena. CRISM está dirigido por el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins.

Para más información en Inglés visita https://mars.nasa.gov/mro y https://www.nasa.gov/mission_pages/MRO/mission/index.html

Traducción no oficial con fines divulgativos del artículo original en Inglés.
Créditos: NASA / JPL-Caltech

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.