Espejo principal del Telescopio Espacial James Webb de la NASA. Créditos: NASA

Con los principales despliegues completos, Webb continúa su viaje hacia su órbita de halo final alrededor de L2. Mientras tanto, hay varios despliegues más pequeños en las próximas semanas, que constituyen el comienzo de una fase de varios meses para alinear la óptica del telescopio.

Marshall Perrin del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial, sede del Centro de Operaciones de la Misión Webb, dijo:

“Para sostener los espejos móviles durante el viaje al espacio, cada uno de ellos tiene en su parte posterior tres clavijas rígidas de metal que se pueden anidar en los receptáculos de soporte correspondientes en la estructura del telescopio. Antes del lanzamiento, todos los espejos se colocaron con las clavijas bien ajustadas en los zócalos, proporcionando apoyo adicional. (Imagínese a Webb sosteniendo sus espejos cerca de la estructura de su telescopio, manteniéndolos más seguros durante las vibraciones y aceleraciones del lanzamiento). Esto le dará a los espejos «espacio para moverse» y les permitirá estar listos en sus posiciones iniciales para la alineación.

“Llegar allí requerirá algo de paciencia: los actuadores de espejo controlados por computadora están diseñados para movimientos extremadamente pequeños medidos en nanómetros. Cada uno de los espejos se puede mover con una precisión increíblemente fina, con ajustes tan pequeños como 10 nanómetros (o aproximadamente 1/10.000 del ancho de un cabello humano). Ahora estamos usando esos mismos actuadores para movernos más de un centímetro. Por lo tanto, estos despliegues iniciales son, con mucho, los movimientos más grandes que los actuadores de espejo de Webb harán en el espacio.

“Y no los hacemos todos a la vez. El sistema de control de espejos está diseñado para operar solo un actuador a la vez. Esa forma es más simple (en términos de la complejidad de la electrónica de control) y más segura (ya que las computadoras y los sensores pueden monitorear de cerca cada actuador individual mientras funciona). Además, para limitar la cantidad de calor que los motores de los actuadores ponen en los espejos muy fríos de Webb, cada actuador solo se puede operar durante un período corto a la vez. Por lo tanto, esos grandes movimientos de 12,5 milímetros para cada segmento se dividen en muchos, muchos movimientos cortos que ocurren con un actuador a la vez. Los guiones enviados desde el Centro de Operaciones de la Misión dirigirán este proceso bajo supervisión humana, moviendo lenta y constantemente un actuador a la vez, turnándose entre segmentos. A toda velocidad, se tarda aproximadamente un día en mover todos los segmentos en solo 1 milímetro. ¡Se trata de la misma velocidad a la que crece la hierba!

“Puede que este no sea el período más emocionante de la puesta en marcha de Webb, pero está bien. Podemos tomarnos ese tiempo. Durante los días en que estamos desplegando lentamente los espejos, estos también continúan enfriándose lentamente a medida que irradian calor hacia el frío del espacio. Los instrumentos también se están enfriando, de manera gradual y cuidadosamente controlada, y Webb también continúa desplazándose suavemente hacia L2. Lento y constante lo hace, para todos estos procesos graduales que nos acercan cada día un poco más a nuestro objetivo final de alineación del espejo”.

—Marshall Perrin, científico adjunto de telescopios, Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial

Créditos: NASA / Blog del Webb

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.