Biografía de Nancy Grace Roman

La astrónoma Nancy Grace Roman a los 88 años. Créditos: NASA

Nancy Grace Roman (16 de mayo de 1925 – 25 de diciembre de 2018) fue una destacada astrónoma estadounidense que hizo importantes contribuciones a la clasificación y los movimientos estelares, y se convirtió en la primera mujer ejecutiva en la NASA, y se desempeñó como la primera Jefa de Astronomía de la NASA a lo largo de la década de 1960 y 1970, estableciéndola como una de las «fundadoras visionarias del programa espacial civil de Estados Unidos». Creó el programa de astronomía espacial de la NASA y es conocida por muchos como la «Madre del Hubble» por su papel fundamental en la planificación del Telescopio Espacial Hubble. A lo largo de su carrera, Roman también fue oradora y educadora activa, y defensora de las mujeres en las ciencias.

El 20 de mayo de 2020, el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, anunció que el Telescopio de reconocimiento infrarrojo de campo amplio se llamaría Telescopio espacial Nancy Grace Roman en reconocimiento a sus contribuciones perdurables a la astronomía.

Primeros años

Nancy Grace Roman nació en Nashville, Tennessee, hija de la profesora de música Georgia Frances Smith Roman y el físico y matemático Irwin Roman. Poco después, su padre tomó un trabajo como geofísico para una compañía petrolera y la familia se mudó a Oklahoma tres meses después del nacimiento de Roman. Roman y sus padres se mudaron a Houston, Texas; New Jersey; y más tarde, a Michigan y luego a Nevada en 1935, cuando su padre se unió al Servicio Civil en investigación geofísica. Cuando tenía alrededor de 12 años, la familia se mudó a Baltimore, Maryland, cuando Irwin Roman fue contratado como Geofísico Senior en la oficina de Baltimore del Servicio Geológico de Estados Unidos. Roman consideraba que sus padres eran una gran influencia en su interés por la ciencia.

Cuando Roman tenía once años, mostró interés en la astronomía al formar un club de astronomía entre sus compañeros de clase en Nevada. Ella y sus compañeros de clase se reunían una vez a la semana y aprendían sobre las constelaciones de los libros. Aunque estaba desanimada por quienes la rodeaban, Roman supo cuando estaba en la escuela secundaria que quería seguir su pasión por la astronomía. Asistió a la Western High School en Baltimore, donde participó en un programa acelerado y se graduó en tres años.

Educación

Swarthmore: Roman asistió al Swarthmore College, con la intención de estudiar astronomía. El decano de mujeres no fue alentador en esto; Roman dijo que “si insistieras en especializarte en ciencias o ingeniería, ella no tendría nada que ver contigo”, y la derivó al departamento de astronomía, entonces presidido por Peter van de Kamp. Si bien no la alentó, le enseñó astronomía y ella trabajó en los dos telescopios para estudiantes disponibles allí, que habían desaparecido. Roman dice que esto es valioso porque ella «se familiariza con los instrumentos y la instrumentación y se divierte jugando con las técnicas de observación». En su segundo año, comenzó a trabajar en el Observatorio Sproul procesando placas fotográficas astronómicas, heredando el espíritu de Van de Kamp que, dado que había usado “placas que fueron tomadas por sus predecesores 50 años antes, y a su vez sintió que estaba obligado a reemplazar aquellos con placas que sus sucesores usarían 50 años en el futuro ”. Van de Kamp enseñó a Roman en un curso individual de astrometría, introduciéndola en el aprendizaje de la astronomía profesional alentándola a usar la biblioteca de astronomía. Se graduó en febrero de 1946 y van de Kamp le sugirió que continuara la astronomía en estudios de posgrado en la Universidad de Chicago, que entonces estaba reconstruyendo su departamento de astronomía después de la Segunda Guerra Mundial. Años más tarde, Roman continuó involucrada con su alma mater, sirviendo en la Junta Directiva de Swarthmore de 1980 a 1988.

Chicago / Yerkes: Después de la universidad, comenzó la escuela de posgrado en la Universidad de Chicago en marzo de 1946. Al encontrar las clases más fáciles que en Swarthmore, se acercó a tres profesores, Otto Struve, George van Biesbroeck y William Wilson Morgan, y les pidió a cada uno un proyecto de astronomía observacional en el que trabajar. El primero le dio un proyecto teórico, el segundo un proyecto de análisis de datos, y Morgan le proporcionó un proyecto de observación utilizando un telescopio de 12 pulgadas, muy probablemente el refractor del Observatorio Astrofísico Kenwood. Aunque Morgan inicialmente desdeñó a Roman, en un momento dado no habló con ella durante seis meses, él continuó apoyando su investigación. Ella pasó a recibir su Ph.D. en astronomía en 1949, escribiendo un artículo sobre el Ursa Major Moving Group para su tesis.

Después de un descanso de dos meses en el Observatorio Warner y Swasey, regresó al Observatorio Yerkes para trabajar como investigadora asociada con Morgan a petición suya. Permaneció en la universidad durante seis años más trabajando en Yerkes, a menudo viajando al Observatorio McDonald en Texas, que en ese momento era administrado por la Universidad de Chicago, y una vez al Observatorio David Dunlap en Toronto, con el apoyo de la Oficina Naval. Investigación. El puesto de investigador no era permanente, por lo que Roman se convirtió en instructora y más tarde en profesora asistente.

Mientras estuvo en Yerkes, su investigación se centró en la espectroscopia estelar, enfatizando las estrellas de tipo F y G y las estrellas de alta velocidad. Su trabajo produjo algunos de los artículos más citados en ese momento, incluidos, en 1950, tres artículos entre los 100 principales en un año con más de 3.000 publicaciones Se le ofrecieron puestos de investigación en la Universidad Estatal de Wayne y la Universidad del Sur de California, pero los rechazó porque sintió que las instituciones carecían de suficiente instrumentación astronómica, un tema de gran importancia para ella. Viajó al Laboratorio Nacional de Argonne para usar su nueva máquina de astrometría para medir placas fotográficas, pero no pudo convencer a Yerkes de que adquiriera una; también abogó por la compra de una nueva computadora digital para el análisis de datos en 1954, pero fue rechazada por el presidente del departamento, Subrahmanyan Chandrasekhar, porque consideraba que las computadoras no eran útiles para este propósito. Roman finalmente dejó su trabajo en la universidad debido a la escasez de puestos de investigación titulares disponibles para las mujeres en ese momento; nunca habían tenido una mujer en el personal académico. Gerard Kuiper le había recomendado un puesto en el Laboratorio de Investigaciones Navales en el nuevo campo de la radioastronomía.

Trabajo profesional

Carrera investigadora: Roman realizó un estudio de todas las estrellas a simple vista similares al Sol y se dio cuenta de que podían dividirse en dos categorías por contenido químico y movimiento a través de la galaxia. Uno de sus descubrimientos fue que las estrellas compuestas de hidrógeno y helio se mueven más rápido que las estrellas compuestas de otros elementos más pesados. Otro descubrimiento fue que no todas las estrellas que eran comunes tenían la misma edad. Eso se demostró comparando las líneas de hidrógeno de los espectros de baja dispersión en las estrellas. Roman notó que las estrellas con líneas más fuertes se acercaban al centro de la Vía Láctea y las otras se movían en patrones más elípticos, fuera del plano de la galaxia. Estas observaciones fundamentales de la estructura de la galaxia proporcionaron la primera pista de su formación y sentaron las bases para trabajos posteriores; su artículo fue seleccionado como uno de los 100 artículos más importantes en 100 años por el Astrophysical Journal.

La Dra. Nancy Grace Roman, la primera Jefa de Astronomía de la NASA, se muestra en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, aproximadamente en 1972. Créditos: NASA/ESA – CC BY 2.0

Mientras trabajaba en el Observatorio Yerkes de la Universidad de Chicago, Roman observó la estrella AG Draconis y descubrió por casualidad que su espectro de emisión había cambiado por completo desde observaciones anteriores. Más tarde atribuyó la publicación de su descubrimiento como un golpe de suerte (la estrella está en ese estado solo el 2-3% del tiempo) que elevó sustancialmente su perfil dentro de la comunidad astronómica, contribuyendo a la progresión de su carrera.

Después de su trabajo en los Observatorios Yerkes y McDonald, una de las primeras publicaciones de Roman fue un catálogo de estrellas de alta velocidad de 1955, publicado en Astrophysical Journal Supplement Series. Ella documentó nuevos «tipos espectrales, magnitudes y colores fotoeléctricos y paralaje espectroscópico para unas 600 estrellas de alta velocidad». Un resultado de esto fue que su método de «exceso de UV» se volvió ampliamente utilizado por los astrónomos para seleccionar estrellas con más elementos pesados usando solo los colores de las estrellas en lugar de tener que tomar espectros. En 1959, Roman escribió un artículo sobre la detección de planetas extraterrestres. También investigó y publicó sobre el tema de la localización de constelaciones desde sus posiciones 1875.0, explicando cómo descubrió esto.

Laboratorio de Investigaciones Navales: Después de dejar la Universidad de Chicago, Roman fue al Laboratorio de Investigación Naval y entró en el programa de radioastronomía en 1954. La radioastronomía era entonces un campo muy joven en los Estados Unidos, y NRL había tomado la delantera al construir el radiotelescopio de precisión más grande en 1951, una antena parabólica de 50 pies ubicada en la parte superior de uno de sus edificios de investigación. El trabajo de Roman en el NRL incluyó radioastronomía, geodesia e incluso la propagación del sonido bajo el agua. Pasó tres años allí y llegó a ser jefa de la sección de espectroscopía de microondas del programa de radioastronomía. Una de las pocas personas en NRL en radioastronomía con experiencia en astronomía clásica, fue consultada sobre una amplia variedad de temas. Durante el tiempo que Roman estuvo en NRL, proporcionó asesoría astronómica para el programa de satélites Project Vanguard, aunque no trabajó formalmente en ninguno de los proyectos de cohetes, lo que la introdujo en la astronomía espacial. En ese momento, le preocupaba que la ciencia que se estaba haciendo en los proyectos de cohetes no fuera de alta calidad, aunque vio el potencial de la astronomía espacial.

El trabajo de radioastronomía de Roman incluyó mapear gran parte de la Vía Láctea a una frecuencia de 440 MHz, determinando la ruptura espectral en la emisión de radio no térmica. También fue pionera en el uso de la radioastronomía en el trabajo geodésico, incluido el alcance del radar para mejorar nuestro cálculo de la distancia a la Luna como una longitud de onda de 10 cm (2,86 GHz). Roman presentó esto en una conferencia de geodesia en 1959 como la mejor manera de determinar la masa de la Tierra.

Mientras estaba en NRL, Roman recibió una invitación para hablar sobre su trabajo con estrellas en Armenia, luego en la Unión Soviética, en 1956 para la dedicación del Observatorio Byurakan. Esto cimentó su reputación internacional, y como fue la primera civil en visitar el país después del inicio de la Guerra Fría, la visita también aumentó su visibilidad en los Estados Unidos, con invitaciones para hablar sobre el viaje que dio lugar a una serie de conferencias de astronomía. Su reputación estaba bien establecida, incluso entre la gente de la recién formada Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA).

Roman con un modelo del Observatorio Solar Orbital en 1962. Créditos: NASA

NASA: En una conferencia de Harold Urey en la NASA, Jack Clark se acercó a Roman y le preguntó si conocía a alguien interesado en crear un programa de astronomía espacial en la NASA. Ella interpretó eso como una invitación a postularse y fue la solicitante que aceptó el puesto. Si bien el puesto permitía nominalmente que el 20% de su tiempo se utilizara para la investigación científica, reconoció que ese puesto significaría efectivamente que estaba renunciando a la investigación, pero, como dijo en 2018, “la oportunidad de comenzar con una pizarra limpia trazar un programa que pensé que influiría en la astronomía durante cincuenta años fue más de lo que pude resistir ”. Roman llegó a la NASA a fines de febrero de 1959 como Jefe de Astronomía Observacional. Ella heredó rápidamente un amplio programa que incluía los Observatorios Solares Orbitales y la geodesia y la relatividad. A principios de 1960, Roman se convirtió en la primera astrónoma en el cargo de Jefe de Astronomía en la Oficina de Ciencias Espaciales de la NASA, y estableció el programa inicial; también fue la primera mujer en ocupar un puesto ejecutivo en la agencia espacial.

Parte de su trabajo consistía en viajar por todo el país y dar conferencias en los departamentos de astronomía, donde discutió el hecho de que el programa estaba en desarrollo. Roman también estaba buscando descubrir lo que otros astrónomos querían estudiar y educarlos sobre las ventajas de observar desde el espacio. Sus visitas sentaron el precedente de que la investigación científica de la NASA estaría impulsada por las necesidades de la comunidad astronómica más amplia, o en sus palabras, las visitas fueron “para decirles lo que estábamos planeando en la NASA y cuáles eran las oportunidades de la NASA, pero igualmente para tratar de obtener de ellos una idea de lo que pensaban que la NASA debería estar haciendo ”. Su trabajo fue fundamental para convertir lo que entonces era una comunidad astronómica terrestre, hostil al programa de ciencia espacial, en partidarios de la astronomía de espacio. Ella estableció la política de que los principales proyectos de astronomía serían administrados por la NASA para el bien de la comunidad científica en general, en lugar de como experimentos individuales llevados a cabo por científicos de investigación académica. Ya en 1960, un año después de su nuevo cargo, Roman comenzó a publicar planes para la astronomía de la NASA con declaraciones de política, como “Una parte fundamental de todos estos planes es la participación de toda la comunidad astronómica. La NASA actuará como agencia coordinadora para permitir a los astrónomos obtener las observaciones básicas que necesitan desde el espacio exterior ”.

Durante su empleo en la NASA, Roman desarrolló y preparó los presupuestos para varios programas y organizó su participación científica. Desde 1959 hasta la década de 1970, cuando la introducción de la revisión por pares trajo experiencia externa, ella fue la única persona que aceptó o rechazó propuestas para proyectos de astronomía de la NASA basándose en sus méritos y su propio conocimiento.

En 1959, Roman propuso, quizás por primera vez, que la detección de planetas alrededor de otras estrellas podría ser posible usando un telescopio espacial, e incluso sugirió una técnica que emplea una máscara coronagráfica rotada; En última instancia, se utilizó un enfoque similar con el telescopio espacial Hubble para obtener imágenes del posible exoplaneta Fomalhaut B (ref K.) y WFIRST lo utilizará para obtener imágenes de exoplanetas similares a los planetas gigantes de nuestro propio sistema solar. También creía ya en 1980 que el futuro Hubble sería capaz de detectar exoplanetas gigantes mediante astrometría; esto tuvo éxito en 2002 cuando los astrónomos caracterizaron un planeta previamente descubierto alrededor de la estrella Gliese 876.

El puesto de Roman se convirtió en Jefa de Astronomía y Física Solar en la NASA de 1961 a 1963. Durante este tiempo, supervisó el desarrollo del programa Orbiting Solar Observatory (OSO), desarrollando y lanzando OSO 1 en mayo de 1962 y desarrollando OSO 2, (febrero de 1965 ) y OSO 3 (marzo de 1967). Ocupó varios otros puestos en la NASA, incluida la Jefa de Astronomía y Relatividad.

Roman se sienta en la consola de control del satélite Orbiting Astronomical Observtory, lanzado en 1972 y apodado Copernicus. Esta es una imagen publicitaria; ella nunca trabajó en la sala de control de Goddard.
También dirigió, desde 1959, el programa de observatorios astronómicos en órbita (OAO), en colaboración con el ingeniero Dixon Ashworth, inicialmente una serie de telescopios ópticos y ultravioleta. El primero, OAO-1, ​​estaba programado para ser lanzado en 1962, pero las dificultades técnicas dieron lugar a una versión descoped lanzada en 1966, pero que falló tres días después de llegar a la órbita. Roman explicó estos problemas por analogía en 2018:

Si contrata la construcción de una casa, no se sorprenderá si no está terminada en la fecha prevista, a pesar de que la construcción de viviendas es un arte establecido. La NASA estaba tratando de aprender un proceso completamente nuevo con problemas inesperados que surgieron todo el tiempo. Por tanto, no es de extrañar que se produjeran retrasos imprevistos.

Continuó desarrollando el Observatorio Astronómico Orbital 2, lanzado en diciembre de 1968, que se convirtió en el primer telescopio espacial exitoso. OAO-3, llamado Copérnico, fue un telescopio ultravioleta de gran éxito que operó entre 1972 y 1981.

Roman supervisó el desarrollo y lanzamiento de los tres pequeños satélites astronómicos: el explorador de rayos X Uhuru (satélite) en 1970 con Riccardo Giacconi, el telescopio de rayos gamma Small Astronomy Satellite 2 en 1972, y el telescopio de rayos X de múltiples instrumentos Small Astronomy Satellite 3 en 1975. Otros proyectos que supervisó incluyeron cuatro satélites geodésicos. Ella planeó otros programas más pequeños como el Programa de cohetes de astronomía, la sonda Scout para medir el corrimiento al rojo de la gravedad relativista, programas para observatorios de astronomía de alta energía y otros experimentos en Spacelab, Gemini, Apollo y Skylab. Se sabía que Roman era franca en sus tratos, o como dijo Robert Zimmerman, «su forma dura y realista de aprobar o negar proyectos de investigación había hecho que muchos en la comunidad astronómica no la apreciaran». Esto quedó muy en evidencia a principios de la década de 1960 cuando puso fin al programa de relatividad, que en ese momento consistía en tres proyectos separados, cuando el experimento de Pound-Rebka logró una precisión mejor que la proyectada para los proyectos basados ​​en el espacio.

Roman trabajó con Jack Holtz, en el pequeño satélite de astronomía y Don Burrowbridge en el telescopio espacial. También estableció el programa científico de globos aerostáticos de la NASA, heredando los proyectos de globos Stratoscope dirigidos por Martin Schwarzschild de la ONR y la National Science Foundation. Roman también dirigió el desarrollo del programa de astronomía aerotransportada de la NASA, comenzando con un telescopio de 12 pulgadas en un Learjet en 1968 y seguido en 1974 por el Observatorio Aerotransportado Kuiper con un telescopio de 36 pulgadas, abriendo la región infrarroja oscurecida del espectro para observaciones astronómicas a investigadores como Frank J. Low. Otras misiones de larga longitud de onda que comenzaron durante su mandato fueron Cosmic Background Explorer, que (aunque inicialmente no estaba convencida de que pudiera pasar la revisión obtuvo el Premio Nobel en 2006 para dos de sus principales científicos, y el Infrared Astronomy Satellite, Ambos fueron supervisados ​​por Nancy Boggess, a quien Roman había contratado en 1968 para ayudar a administrar la creciente cartera de misiones astronómicas. Roman también jugó un papel decisivo en la aceptación de la asociación por parte de la NASA en el International Ultraviolet Explorer, que ella sintió fue su mayor éxito, diciendo, “IUE fue una lucha cuesta arriba. No quiero decir que no tuviera algo de apoyo, pero creo que lo llevé a cabo casi sin ayuda.

La Dra. Nancy Grace Roman con un modelo del Gran Telescopio Espacial que finalmente se desarrolló como el Telescopio Espacial Hubble. Créditos: NASA

El último programa en el que Roman estuvo muy involucrada fue el Telescopio Espacial Hubble, entonces conocido como el Gran Telescopio Espacial (LST). Mientras que Lyman Spitzer había propuesto un gran telescopio en el espacio en 1946, y los astrónomos se interesaron en un telescopio espacial de clase 3m a principios de la década de 1960 mientras se desarrollaba el cohete Saturno V, Roman decidió centrarse primero en el desarrollo de telescopios OAO de menor escala, para demostrar las tecnologías necesarias. Ella sintió que incluso los modestos telescopios de 12 pulgadas (30,5 cm) de OAO-2, que no se lanzaron hasta 1968, fueron un gran paso adelante, sobre todo porque el desarrollo de sistemas de control de puntería adecuados era un obstáculo tecnológico importante. Los astrónomos también promovieron la idea de un telescopio en la Luna, que Roman consideró que tenía demasiados problemas insuperables como el polvo, y los ingenieros del Centro de Investigación Langley de la NASA promovieron la idea en 1965 de un telescopio espacial con operadores humanos, que Roman consideró una complicación absurda. Después del éxito de OAO-2, Roman comenzó a dar conferencias públicas al comienzo del Gran Telescopio Espacial promocionando el valor científico de tal instalación. La NASA le pidió a la Academia Nacional de Ciencias en 1969 que estudiara la ciencia de un telescopio de clase 3m en el espacio, lo que resultó en un respaldo para que la NASA continuara. En 1971, Roman estableció el Grupo Directivo Científico para el Gran Telescopio Espacial y nombró a ingenieros y astrónomos de la NASA de todo el país para que participaran en él, con el propósito expreso de diseñar un observatorio espacial flotante que pudiera satisfacer las necesidades de la comunidad. pero sería factible de implementar para la NASA.

Roman estuvo muy involucrada en la planificación inicial y, específicamente, en el establecimiento de la estructura del programa. Según Robert Zimmerman, «Roman había sido la fuerza impulsora de un LST desde sus primeros días» y que ella, junto con el astrónomo Charles Robert O’Dell, contrató en 1972 para ser el Científico del Proyecto bajo la dirección de Roman como Científico del Programa, «Fueron los principales defensores y supervisores de la LST dentro de la NASA, y sus esfuerzos al trabajar con la comunidad astronómica produjeron un paradigma detallado para la operación de la NASA de un gran proyecto científico que ahora sirve como estándar para grandes instalaciones astronómicas». Este incluyó la creación y delegación de la responsabilidad de las operaciones científicas de la misión al Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial. Con la comunidad astronómica y la jerarquía de la NASA convencidas de la viabilidad y el valor del LST, Roman luego habló con hombres políticamente conectados en una serie de cenas organizadas por el administrador de la NASA James Webb con el fin de generar apoyo para el proyecto LST, y luego escribió testimonio para el Congreso a lo largo de la década de 1970 para continuar justificando el telescopio. También invirtió en tecnología de detectores, lo que resultó en que el Hubble fuera el primer observatorio importante en utilizar detectores de dispositivos de carga acoplada (aunque estos habían volado al espacio en 1976 en los satélites de reconocimiento KH-11 Kennen). El papel final de Roman en el desarrollo de Hubble fue servir en el tribunal de selección para sus operaciones científicas.

Nancy Grace Roman con el científico del proyecto COBE John Mather en 2017. Créditos: NASA

Debido a su contribución, a menudo se la llama la «Madre de Hubble», aunque más tarde en su vida admitió sentirse incómoda con ese apelativo debido a las muchas contribuciones hechas por otros. El entonces astrónomo jefe de la NASA, Edward J. Weiler, que trabajó con Roman en la agencia, la llamó «la madre del telescopio espacial Hubble». Dijo, «que a menudo es olvidado por nuestra generación más joven de astrónomos que hacen sus carreras utilizando el Telescopio Espacial Hubble». Weiler agregó: «Lamentablemente, la historia ha olvidado mucho en la era de Internet actual, pero fue Nancy en los viejos tiempos antes de Internet y antes de Google y el correo electrónico y todo eso, quien realmente ayudó a vender el Telescopio Espacial Hubble, organizar los astrónomos, que finalmente convencieron al Congreso para que lo financiara «. Williams recuerda a Roman como alguien» cuya visión en una posición de liderazgo de la NASA dio forma a la astronomía espacial estadounidense durante décadas «.

Post-NASA: Después de trabajar para la NASA durante veintiún años, aprovechó una oportunidad de jubilación anticipada en 1979, en parte para permitirle cuidar de su anciana madre, aunque continuó como consultora durante un año más para completar la selección de STScI. Roman estaba interesada en aprender programación de computadoras, por lo que auditó un curso sobre FORTRAN en Montgomery College que le valió un trabajo como consultora para ORI, Inc. de 1980 a 1988. En ese rol, pudo apoyar la investigación en geodesia y el desarrollo de catálogos astronómicos, dos de sus áreas de investigación anteriores. Esto la llevó a convertirse en directora del Centro de Datos Astronómicos en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en 1995. Continuó su trabajo hasta 1997 para los contratistas que apoyaban al Centro de Vuelo Espacial Goddard. Roman pasó tres años enseñando a estudiantes avanzados de secundaria y preparatoria y profesores de ciencias K-12, incluidos aquellos en distritos desatendidos, y luego pasó diez años grabando libros de texto astronómicos para Lectura para Ciegos y Disléxicos. En una entrevista de 2017, Roman dijo: “Me gusta hablar con los niños sobre las ventajas de estudiar ciencias y, en particular, decirles a las niñas, mostrándoles mi vida, que pueden ser científicas y tener éxito”.

A partir de 1955, vivió en el área de Washington, DC, en los últimos años en Chevy Chase, Maryland con su madre, quien murió en 1992. Fuera de su trabajo, Roman disfrutaba yendo a conferencias y conciertos y participó activamente en la Asociación Estadounidense de Mujeres Universitarias. Murió el 25 de diciembre de 2018 tras una larga enfermedad.

Mujeres en la ciencia

Nancy Grace Roman con Mujeres del Hubble. Créditos: NASA

Como la mayoría de las mujeres en las ciencias a mediados del siglo XX, Roman se enfrentó a problemas relacionados con la dominación masculina en la ciencia y la tecnología y los roles percibidos como apropiados para las mujeres en ese período de tiempo. La gente que la rodeaba la desanimaba de dedicarse a la astronomía. En una entrevista en Voice of America, Roman recordó haberle preguntado a su consejera vocacional de la escuela secundaria si podía escoger álgebra de segundo año en lugar de latín. «Ella me miró con desprecio y se burló, ‘¿Qué clase de mujer escogeria matemáticas en lugar de latín?’ Ese fue el tipo de recepción que obtuve en la mayor parte del camino «, recordó Roman. En su momento, fue una de las pocas mujeres en la NASA, siendo la única mujer con un puesto ejecutivo. Asistió a cursos titulados «Mujeres en puestos de dirección» en Michigan y en Penn State para aprender sobre cuestiones relacionadas con ser mujer en un puesto de dirección. Sin embargo, Roman declaró en una entrevista en 1980 que los cursos no eran satisfactorios y abordaban los intereses de las mujeres más que los problemas de las mujeres. En 1963, cuando la entrada al cuerpo de astronautas se restringió a los hombres, Roman dijo en un discurso que «creo que habrá mujeres astronautas en algún momento, al igual que hay mujeres pilotos de aviones»; sin embargo, su cargo no afectó a que cambiara esto, algo que admitió haber lamentado.

En reconocimiento a su avance de las mujeres en la gestión científica superior, Roman recibió reconocimientos de varias organizaciones de mujeres, incluida la Unión de Educación e Industria de Mujeres, la Revista Ladies ‘Home Journal, Mujeres en el Espacio Aeroespacial, el Museo de Historia de la Mujer y la Asociación Estadounidense de Universidades. Mujeres. También fue una de las cuatro mujeres que se presentaron en 2017 en el «Conjunto LEGO de Mujeres de la NASA», que de todos sus honores describió como «con mucho el más divertido».

Créditos: Wikipedia